22 octubre 2017

LA GRÚA SE LLEVA TU COCHE

Pruebe usted, amigo lector, a dejar su coche mal aparcado en un vado. Cuando vaya a recogerlo, seguramente no lo encuentre porque la grúa se lo habrá llevado. Es lo que pasa cuando uno aparca en un lugar prohibido. Algunos pretenden poder aparcar donde les dé la gana y cuando se les antoje, a pesar de las señales de prohibido aparcar y las líneas amarillas, pero para ello deben cambiar las normas antes, porque el dueño del vado también tiene derechos. Él tiene la Ley de su lado. Ahora resulta que si la grúa retira un coche deliberadamente mal aparcado y a pesar de que se advirtió en varias ocasiones a su conductor de que lo retirara, se acaba con la democracia. Es sencillamente brutal.

En efecto, la aplicación del artículo 155 es dura, como cabía esperar, porque tiene razón Mariano Rajoy cuando afirma que “he tenido mucha paciencia”. Mucha. Pero la broma ha llegado muy lejos. La única respuesta posible ante quien exhibe un supuesto “mandato democrático” fraudulento e ilegal para situarse por encima de la Ley -y además, incumple las leyes que aprobó el propio Parlament de Catalunya-, es recobrar la legalidad de la Constitución y el Estatut d’Autonomia, ilegalmente derogados por los diputados de Junts pel Sí (PdCAT y ERC) y la CUP. Las medidas son duras, pero proporcionales a la barbaridad perpetrada por el Parlament y el Govern de la Generalitat de Catalunya. Joan Coscubiela les advirtió de lo que se les vendría encima y miren cómo lo pusieron en las redes sociales.

Se dice que estamos ante un golpe de Estado protagonizado por Mariano Rajoy. Lo dicen quienes aplaudieron el autogolpe al autogobierno de Catalunya que infligieron Carme Forcadell, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y el bloque independentista en su conjunto los días 6 y 7 de septiembre, al derogar el Estatut d’Autonomia, la Constitución, suspender la actividad del Parlament de forma indefinida y proclamarse al margen de todo control legal superior a ellos mismos, incluidos jueces y tribunales. ¿Recuerdan que Puigdemont dijo que a él no lo iba a cesar nadie? Ahora nos vendrán con que es el fin de las libertades públicas, que hay presos políticos, violencia indiscriminada del Estado, fuerzas de ocupación y represión sin límites. Se trata de retroalimentar a su grey. La comunidad internacional les ha dado la espalda porque por más que quieran dibujar al Estado español como un régimen dictatorial heredero del franquismo, esa burrada no cuela en Europa. Sólo ellos se la creen.

Consecuencias del 155

Veremos las consecuencias políticas que podrá acarrear la aplicación del artículo 155 y las severísimas medidas propuestas por el Gobierno de Rajoy, con el apoyo del PP, PSOE y Ciudadanos. Los reproches que los partidos de izquierdas están lanzando contra el PSOE, llevan aparejados la amenaza velada de romper los pactos que ahora mismo mantiene el PSIB en la mayoría de instituciones de Balears (Govern, Consells Insulars y Ajuntaments).


El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Eivissa, Joan Ribas (Guanyem Eivissa), afirma que “es patético que un partido que se dice de izquierdas y levanta el puño en los congresos, prefiera la fuerza antes que el diálogo”. Si en el próximo pleno de Vila, Ribas es capaz de mirar más allá de sus propias gafas, verá que inmediatamente a su izquierda se sienta el alcalde de la ciudad y secretario general del PSOE de Ibiza, Rafa Ruiz, que no merece invectivas como esa. Tampoco su partido. Es posible que Ribas en su infinita soberbia (es irónico oírle hablar de diálogo cuando a él las reclamaciones de los vecinos de s’Eixample Nou y Sa Colomina le entran por un oído y por el otro le salen) se crea que su visión del mundo y de la política es la única posible. Debe ser que lo han elevado demasiado alto para los votos que obtuvo y el mal de altura le está afectando. ¿Qué se apuestan a que pese a sus críticas al PSOE y a que son sus socios de gobierno, no dimite?

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

21 octubre 2017

HELP CATALONIA

Es inexplicable la pasividad de la comunidad internacional ante la cruel masacre que se perpetra contra el pueblo de Catalunya, de la que ya hay que acusarles de complicidad con el Estado español. No se entiende que la ONU no haya dispuesto el inmediato envío de un contingente de cascos azules para parar lo que, a decir de los productores del patético vídeo ‘Help Catalonia.Save Europe’, es el mayor atropello a los derechos humanos que se vive en Europa desde la guerra de Bosnia. Estamos ante un genocidio en toda regla, un crimen de lesa humanidad. Lo extraño es que no se ven por ningún lado las columnas de refugiados huyendo con lo puesto para salvar sus vidas. Bueno, sí vemos cómo huyen las empresas, pero eso no cuenta.

El vicepresidente del Govern, Biel Barceló, reitera que está en contra de la aplicación del artículo 155. Debió explicarse mejor: su partido, Més per Mallorca (también Més per Menorca y Podemos), están en contra de la aplicación de la Constitución en su conjunto. Ellos dan por bueno el “mandato democrático” surgido de un referéndum ilegal, sin garantías democráticas, cuyos resultados han hecho públicos los mismos que lo convocaron y que hicieron el escrutinio, los mismos que mantienen al Parlament de Catalunya sin ninguna actividad ordinaria desde el día 7 del mes pasado. Eso sí que es suspender la autonomía. Sin dejar de lado que han derogado ilegalmente el Estatut d’Autonomia, sin respetar los cauces legales, violentando al Parlament a las bravas, y lo peor de todo, sin tener los diputados necesarios para hacerlo legalmente. Més debe estar a favor de lo que han hecho Junts pel Sí y la CUP, porque no lo han criticado.


Algunos denuncian la existencia de presos políticos tras el encarcelamiento de “los Jordis”, lo que demuestra que no tienen ni idea de lo que es el Estado de Derecho. Pero en 2013 el  Parlament de Catalunya y el Govern de la Generalitat pidieron 3 años de cárcel para una veintena de manifestantes que cercaron la cámara autonómica el 15 de julio de 2011, impidiendo salir a los diputados. Entonces pedían cárcel para los pacíficos manifestantes, pero ahora no creen que Jordi Cuixart y Jordi Sánchez merezcan ningún tipo de sanción. No cabía esperar otra cosa de un movimiento que está resuelto a cometer todos los delitos que hagan falta para proclamar la independencia. Y si el Estado se defiende, se clama contra la represión. Help.

(Publicado en Última Hora)

20 octubre 2017

EL FASCISMO SE ABRE PASO EN CATALUNYA

Dice Puigdemont que “el pueblo de Catalunya, el día 1 de octubre, decidió la independencia en un referéndum con el aval de un elevado porcentaje de los electores. Un porcentaje superior al que ha permitido al Reino Unido iniciar el proceso del Bréxit y con un número de catalanes mayor del que votó el Estatut d’Autonomia de Catalunya”. Omite que el referéndum fue ilegal por anticonstitucional y por antiestatutario, pues sus promotores no tienen una mayoría reforzada en el Parlament para convocarlo legalmente. Además, ¿de dónde se saca los resultados y el porcentaje de electores? ¿Qué organismo independiente ha validado los resultados? Nadie. Ha sido la propia Generalitat en pucherazo infame que ningún demócrata puede aceptar. Ni siquiera los observadores internacionales que invitó la propia Generalitat han admitido que los resultados sean válidos. En el  Parlament de Catalunya solo Junts pel Sí (PdCAT y ERC) y la CUP los dan por correctos, justo quienes aprobaron de forma ilegal llevarlo a cabo, con la ausencia de casi la mitad del Parlament, y quienes han hecho el escrutinio. Pero les da absolutamente igual porque su objetivo es proclamar la independencia, sea como sea. Pero no pueden ampararse en el “pueblo de Catalunya”, porque eso es falso.


Puigdemont admite que ese referéndum ilegal les ampara para derogar el Estatut, pero sin cumplir con lo que en él se establece. Pretender armar un nuevo Estado en forma de república, que nace de la ilegalidad flagrante y del fraude democrático que constituye un pucherazo como este, es un despropósito colosal que solo los más fanáticos pueden abrazar. ¿Y así pretende sostener una negociación el president de la Generalitat con el Gobierno de España? Lo que pretende el bloque independentista es alumbrar un estado totalitario y fascista. 

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

17 octubre 2017

CASI MÁS CARO EL TAXI QUE EL BARCO

Hace unos días tomé un barco desde Ibiza hasta Palma. Baleária cubre esta ruta con un catamarán que tarda únicamente dos horas, cosa que se agradece. Sale de Ibiza a las 20 horas y a las 22 está ya en Palma. Impresionante, siempre que no coincida con la salida de un crucero, cosa que puede tener al catamarán en la bocana esperando 45 minutos a que embarcase el práctico, cosa que me sucedió. Lo mejor de todo es el precio: 16 euros. Pero llega uno a Palma y se ve en la necesidad de tomar un taxi -de esos que se llaman a sí mismos legales, aunque yo los considero auténticos piratas-, rompiendo con mi norma y costumbre de solo viajar en taxis de Uber o Cabify. Pero como en Palma no los hay y no podemos elegir, pues nada, a someterse a la dictadura gremial monopolística correspondiente. Allí que me encamino a mi aventura, que deviene siempre un cúmulo de imprevistos y sorpresas como si uno se montara en un tuc-tuc en la India, a ver cómo llegamos y a qué precio.

El trayecto fue rápido y sencillo, hasta para un taxista. Línea recta. Desde la estación marítima nº 2 del muelle de Pelaires de Palma hasta la puerta de la Lonja de Pescadores. Bajada de bandera: 4 euros. Recorrido del taxímetro: 2,55 euros. Total: 6,55 euros. Pero ahora viene el atraco: por tomar el taxi en la parada del muelle de Pelaires te cobran ¡2,90 euros! Y por llevar una pequeña maleta, por la que ni en un avión ni en el barco te cobran, ellos te sacan 0,65 euros más. Total, que por menos de 5 minutos de trabajo, el taxista me sacó 10,10 euros. A poco que te descuides, te sale más caro el taxi que el barco o el avión interislas. Así son ellos. Si es que no sé cómo se me pasa por la cabeza montarme en un taxi. ¡Qué tonto soy!


Llegados a este punto, convendría que el nuevo REB que se negocia con Madrid incluya o bien la implantación de Uber y Cabify en Balears, o bien un descuento para residentes en el servicio de taxi “legal”, porque ya me dirán ustedes si esto no es es negoci de Madò Coloma… que casi te sale más caro el taxi que el avión o el barco. Y ¿por qué? ¿Qué razón hay para cobrar una maleta a 0,65 euros que no te cobran ni los de Ryanair? ¿Qué justifica un sobreprecio de 2,90 euros por recoger viajeros que vienen de Ibiza en el muelle de Pelaires? Yo se lo diré: sacarnos hasta la última gota de sangre cual sanguijuelas. ¡Qué plaga!

(Publicado en mallorcadiario.com)

15 octubre 2017

¿DÓNDE VAN LAS MOSCAS?

No es cuestión de hacer leña del árbol caído ni de escarnecer a nadie por una racha de mala suerte, de la que nadie puede estar a salvo si el destino nos aboca a la desgracia. Pero ¡caray!, ya es mala suerte que las moscas se ceben en los quirófanos de los hospitales pitiusos. Este año ya han obligado a cerrar durante algunas horas los quirófanos del Hospital de Can Misses en enero y ahora en el Hospital de Formentera. Nada de esto ha sucedido en el Mateu Orfila de Menorca, ni en los mallorquines hospitales de Son Espases, Son Llatzer, Manacor o Inca. ¿Será casualidad? Seguramente. Pero ya es mala suerte, ¿no? Porque un caso, vale, pero dos ya indican tendencia. Y no es plan de dar respuesta a la pregunta con que titulo hoy estos borrones, pero ya se sabe que quien piensa mal, acierta.

Promesas electorales

Se hace preciso denunciar los incumplimientos de los compromisos electorales de los distintos partidos políticos, lamentablemente tan frecuentes, y que constituyen toda una estafa a la ciudadanía asimilable, en mi opinión, a la corrupción política. Es el caso de la negativa de Guanyem Eivissa, partido que integra el equipo de gobierno municipal de Vila, de consultar a los vecinos sobre el nuevo albergue que se construirá en el antiguo retén de la Policía Local de la calle Vicent Serra i Orvay. Prometieron que nada de importancia se haría sin el apoyo ciudadano,  pero ahora incumplen con la palabra dada. Así, no es extraño que la Asociación de Vecinos del Eixample Nou se muestre dispuesta a acudir a los tribunales para intentar paralizar la imposición del equipo de gobierno y su negativa, no debidamente explicada ni justificada, de construir el albergue en Es Gorg, que cualquiera diría que está en el Himalaya, cuando el Centro de Salud de la Ciudad está más lejos y todos los vecinos que tienen que ir, van.

Hipocresía política

Pero también es conveniente denunciar aquellos casos de hipocresía política en los cuales los partidos sostenían una determinada postura cuando estaban ejerciendo la oposición y una vez que llegan al gobierno, defienden la contraria. Es el caso del Consell d’Eivissa, que ahora medita la privatización del servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), algo que criticaron duramente cuando se insinuó tal posibilidad desde el gobierno insular en manos del PP durante la legislatura pasada. Hay que ver. Yo me pregunto: ¿qué hace un organismo público supramunicipal con características de ente local gestionando un servicio de ITV, que podría llevar a cabo cualquier empresa privada sin ningún problema? Es cierto que posiblemente supondría un aumento de las tarifas, pero ¿acaso es aceptable que la lista de espera supere los 5 meses? En absoluto lo es y si para mejorar el servicio debe adjudicarse a una empresa, pues bien hecho. El tema de la ITV, tanto en Ibiza como en Formentera, donde la baja médica del mecánico que allí trabaja obligó a paralizar el servicio, es de esos que debiera hacer caer la cara de vergüenza a nuestros políticos. Ya es buena hora de poner solución a un problema que, a decir del tiempo que se padece, pareciera más difícil que evitar que las moscas entren en los quirófanos de la sanidad pública pitiusa. ¿No es de chiste?


Feliz domingo.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

14 octubre 2017

NO ERA UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL

En su día la prensa publicó a todo trapo las sospechas de los investigadores que colocadas en las portadas devenían auténticas cargas de profundidad que causaron daños irreparables, tanto en la extinta formación política como en muchos de sus dirigentes y cargos públicos. Incluso en sus militantes. Pero una vez que la Fiscalía, ante la falta de pruebas con que corroborar sus sospechas iniciales, solicita el archivo de la causa, la noticia queda relegada a un breve, muy alejado de las impactantes portadas con la foto de los investigados, condenados ya de por vida. Unió Mallorquina no era una organización criminal. Nunca hubo pruebas con las cuales sostener tan grave acusación. Pese a ello, se dijo falsamente que se trataba de “una organización criminal para cometer delitos a costa del erario público de forma estable, coordinada y concertada de antemano”.

En su momento las incriminaciones del contable del partido, Álvaro Llompart (elevado falsamente por algunos a la categoría de “testigo protegido”, cuando ni era testigo, ni podía estar protegido ya que nada le amenazaba), relatando delitos a los fiscales anticorrupción que él no había vivido y narradas de referencia, parecieron solventes. A la hora de la verdad han resultado huérfanas de credibilidad para armar con ellas un escrito de acusación mínimamente consistente. Seguramente lo dijo para salir lo mejor parado de los delitos que él sí había cometido. Y para ello, nada mejor que acusar a otros. Nadie recordará que no hubo pruebas de que UM fuese una banda criminal y de la inocencia de los señalados por Llompart, sino las imágenes de la Policía registrando su sede de la calle Sindicat de Palma y de su posterior disolución.


Se comprueba que la existencia de una organización criminal acaba probada en muy contadas ocasiones, como el ‘caso Scala’ (el de la célebre caja de Cola Cao), donde todos los condenados ya gozan de la libertad, excepto el exconseller Josep Joan Cardona, el único que negó los hechos y al que todos los ya liberados señalaron. Él sigue encarcelado en Ibiza, donde ya lleva más de 4 años y fue condenado a 16. Siempre trascienden las sospechas de los investigadores pero a la hora de la verdad casi nunca hay pruebas de la supuesta existencia de una banda para delinquir. Se diría que las meras sospechas son más lesivas que las pruebas fehacientes. Desde luego, son más destructivas. Y gratuitas.

(Publicado en Última Hora)

08 octubre 2017

IBIZA NO ES CATALUNYA

Ante la bisoñez de algunos políticos que a menudo olvidan que son autoridades, en tanto que ostentan un cargo público, se hace preciso, en estos tiempos convulsos de máxima tensión a cuenta del proceso independentista de Catalunya, pedir un poco de sosiego y mesura en las declaraciones que se hagan. Al fin y al cabo, Ibiza no es Catalunya. Es fácil llevarse por las emociones, sobre todo en las redes sociales, pero no es cuestión de ir añadiendo cada cual más leña al fuego y encendiendo los ánimos insultando o descalificando a quien piensa distinto.
A la vista de un tuit del concejal de Vila, Juan José Hinojo, donde calificaba de "fachas" a los ciudadanos que se manifestaron en el paseo Vara de Rey el pasado domingo, hay que reclamar contención y prudencia. Calificar de "fachas" a quienes defienden la unidad de España y el ordenamiento constitucional y estatutario en Catalunya, está fuera de lugar y el joven edil debiera pedir disculpas por su salida de tono. A no ser que esté convencido de que todo aquel que no apoya la independencia de Catalunya (ya no digo que no sea de derechas) es un facha, cosa que se puede descartar.
A fin de cuentas, el Gobierno (y el Tribunal Constitucional) se opusieron a la celebración del referéndum del 1-O por una cuestión en absoluto baladí, ya que la Carta Magna establece que la soberanía nacional reside en el pueblo español en su conjunto y no en una parte. Pero Hinojo -y también el teniente de alcalde de Vila, Joan Ribas, otro que no pierde comba con el tema catalán- integran un equipo de gobierno municipal que se opone a una consulta ciudadana reivindicada por numerosos vecinos y entidades sociales, sin ninguna razón de peso excepto que en el caso de celebrarse, posiblemente sus planes de construir un albergue en Sa Colomina sufrirían un serio revolcón. Y eso que Guanyem Vila, el partido de ambos concejales, llevaba en su programa electoral el compromiso de consultar a la ciudadanía todas las decisiones delicadas. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Están a favor del derecho a decidir de la ciudadanía o no lo están? La incoherencia de Hinojo y Ribas es palmaria. Y para no dejarlos solos, el conseller insular Miguel Vericad, conmilitón de los anteriores, tuitea tras la imputación del jefe de los Mossos d’Esquadra por un delito de sedición, que "no le pueden ni ver tras la brillante operación antiterrorista en Las Ramblas". Con 16 muertos. Él sí que es brillante. ¡Brillantísimo!, yo diría.
Joan Ribas proclama en Twitter que nació en una dictadura surgida de un golpe de estado y desea morir en una República nacida de la voluntad del pueblo. Esperemos que no acabe muriendo en una República nacida de un golpe de estado, que es lo que sucede en Catalunya. Y por cierto, seguro que en La Caixa están temblando por el temor a que ejecute su amenaza y acabe retirando sus ahorros de la entidad, si se les ocurre sacar su sede social de Catalunya. Seguro que acaban en bancarrota. ¡Por Dios!
Los independentistas, contando según ellos con una mayoría social aplastante, han optado por derogar de facto el Estatut d’Autonomia sin tener los votos necesarios para hacerlo, al aprobar la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica. Esta aberración legal, política y democrática, admitida ya públicamente por Carles Puigdemont y el conseller de empresa, Santi Vila, es aplaudida por algunos políticos en Balears y las Pitiusas, lo que debe alertarnos de que ellos algún día estén tentados en seguir el nefasto ejemplo catalán y pretendan violentar el Estatut d’Autonomia de Balears aprobando una ley que vaya en su contra, ignorando las advertencias de los letrados del Parlament y con media cámara autonómica vacía. ¿Esto es lo que defienden los señores y señoras de Podem, Més, Gent per Formentera y Guanyem Eivissa? Y encima tener que oír lecciones de democracia de partidos que aplauden la Diana Nacional de Catalunya y sin embargo, detestan una jura de bandera para civiles en Santa Eulària. Alergia a lo español. Por suerte la sociedad ibicenca es plural, aunque a algunos les moleste.
(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

01 octubre 2017

VALDÉS ES JUEZ Y PARTE

Veamos hasta qué punto hay políticos que forman parte de la “nueva política”, que se creen por encima del bien y del mal, que levitan por encima del resto de mortales y que siendo cargos públicos, se invisten como juez y parte de los escándalos que les afectan a ellos mismos.  Pablo Valdés, teniente de alcalde de Sant Antoni de Portmany, se pronunció este jueves en el pleno municipal sobre el misterioso asunto de las dos denuncias de tráfico que le impuso la Policía Local el 31 de marzo y que nunca fueron grabadas en la base de datos correspondiente. Sólo las pagó cuando este periódico informó de ello, cinco meses después de la fecha de la infracción.

El portavoz de Reinicia afirmó que no hay nadie más interesado que él en llegar al fondo de esta cuestión. No es cierto, porque desde el día 3 de septiembre ha tenido oportunidad de explicarse y deliberadamente no lo ha hecho. Para justificar este silencio altamente incriminatorio, dijo que “hay acusaciones que por su poca entidad no merecen réplica”. Valdés es quien decide las acusaciones que tienen y las que no tienen entidad, y por tanto él determina lo que merece la pena ser explicado o lo que no. ¿Dónde quedan aquí la transparencia y la disposición a rendir cuentas? Imaginemos que tan peculiar principio se lo aplica cada gobernante a sí mismo. ¿Se imaginan el panorama?

La soberbia que demuestra el joven concejal es un rasgo definitorio que difícilmente se encuentra en otros políticos de Balears. Estamos ante un episodio más que le desacredita como político y como concejal. Pero dado el misterio que envuelve el caso, debemos sugerir al alcalde Pep Tur, que lo ponga en manos de los agentes Malder y Scully. Solo ellos podrán resolver este inexplicable Expediente X.

El rollo patatero que alega Valdés sobre que esperaba la notificación de la Guardia Civil insulta a la inteligencia y no hay quién se lo trague. Habiendo confirmado Aída Alcaraz que las multas impuestas el mismo día y los días precedentes y siguientes estaban grabadas con un escueto “Sí” que oculta más de lo que revela, -y revela mucho-, la pregunta que todo el mundo ha de hacerse es: quid prodest? Y en efecto, que no se grabasen las multas de Valdés no beneficia a nadie más que a él. No tanto los 400 euros, ¡por Dios!, pero sí los 6 puntos del carné que de no seguirse el trámite normal y de no haber transcendido el asunto, Valdés se hubiera ahorrado. La pregunta que debe responder el teniente de alcalde es: ¿cuántos puntos del permiso de conducir tenía el día 30 de marzo, un día antes de ser pillado conduciendo sin cinturón y hablando por el móvil? Conocer este dato podría despejar algunas sospechas, aunque no todas.


Desde el equipo de gobierno de Sant Antoni se vuelve a difamar a la Policía Local, insinuando que el responsable de distraer las multas es un funcionario del Cuerpo. Esperemos que la Justicia descubra la verdad, porque no la conoceremos de mano de los políticos del pacto entre PSOE-Reinicia-ElPi. Lamentablemente.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

30 septiembre 2017

EN MANOS DE IRRESPONSABLES

La irresponsabilidad de los dos bandos en conflicto, liderados por el Govern de la Generalitat de Catalunya por un lado y el Gobierno de España por el otro, es antológica y de consecuencias impredecibles. A estas alturas nadie es capaz de rectificar y les importa un pimiento si el domingo o la semana siguiente hay violencia en las calles, algo que muy posiblemente sucederá porque la tensión es máxima y las consecuencias, incontrolables. Yo mismo he sido acusado por un independentista a quien hasta ahora respetaba, de ser un “topo de la Guardia Civil”, por un artículo que publiqué en estas páginas el día 9 de este mes, titulado “La fuerza del Estado”, donde pronosticaba lo que ha pasado.

Los dos bandos creen tener razón y solo se miran el propio ombligo, sin atender a razones. Unos amparándose en el derecho a decidir y en la democracia, olvidando que sin respeto a la Ley no hay democracia. Otros con la legalidad como único argumento, omitiendo que cuando un elevado número de ciudadanos presiona por cambiar la legalidad, no hay fuerza policial ni jueces que pueda frenarlos en una democracia. Tanto independentistas como unionistas sostienen que es el otro bando quien ejerce la violencia (o que la desea). Cada uno ve lo que quiere ver. Unos solo ven a sus políticos y cargos públicos amenazados por la Fiscalía; otros solo ven coches oficiales de la Guardia Civil destrozados y cubiertos de pegatinas. Unos se ven  perseguidos por imprimir papeletas; otros coaccionados por la Generalitat y señalados por no prestar locales municipales a un referéndum ilegal. Unos no ven ni quieren ver los ladrillazos a las sedes del PSC, ni la utilización de niños en horario escolar para elaborar propaganda; los otros creen factible precintar 600 puntos de votación o procesar a 700 alcaldes. Y luego están los que atizan el fuego para sacar rédito político de la situación. Estos son los peores, los más irresponsables y Balears está plagado de ellos.


Llegados a este punto de locura colectiva donde unos defienden la legitimidad del referéndum y otros la legalidad constitucional y estatutaria, ha llegado el punto de decir que para abrirse la cabeza, conmigo que no cuenten. Estoy a favor de un referéndum, pero no así. Uno sin trampas ni manipulaciones. Uno sin coacciones ni amenazas, sin enfrentamientos y sin odio. Porque de este nada bueno puede salir y menos el nacimiento de un nuevo Estado. 

(Publicado en Última Hora)

29 septiembre 2017

RUIDO EN EL MAPA

Se agradece el ejercicio de transparencia que ha hecho el Ayuntamiento de Eivissa al elaborar el mapa de ruido de la ciudad, para que todos podamos comprobar científicamente y con mediciones rigurosas que vivimos en una ciudad ruidosa a la par que sucia, con calles asquerosas, llenas de suciedad y colillas, y con aceras que solo conocen el agua cuando llueve. Vila ha situado el ruido en el mapa y eso es ya un avance. Para celebrar los resultados obtenidos, donde uno de cada cuatro ciudadanos de Eivissa vive afectado por la contaminación acústica por encima de lo tolerable, este miércoles los vileros fuimos obsequiados con un concierto de música electrónica en el puerto. Por si no teníamos suficiente con lo de cada día. No criticaré al artista, porque soy muy fan, y agradezco que pinchara a toda pastilla porque desde mi terraza pude disfrutar del concierto sin tener salir de casa (y eso que no vivo cerca), pero seguro que a mucha gente le habrá parecido insufrible. No hay discotecas en Ibiza para que tengan que poner el chumba-chumba en la calle de una ciudad ya de por sí ruidosa. La culpa es de los vehículos, se nos dice desde el consistorio, pero igual si ponían a la policía local a hacer controles para medir el nivel de ruido de algunos tubos de escape, e imponer sanciones a los ciclomotores que hacen más estruendo que un camión, solucionaríamos algo. Y tampoco estaría mal alguna denuncia de vez en cuando por usar el claxon sin motivo, que creo que es algo que está prohibido aunque Vila parezca Delhi muy a menudo. Yo incluso los oigo a altas horas de la noche. Los bocinazos de los barcos sin ninguna razón objetiva más que por el capricho de sus patrones, y los camiones de Valoriza haciendo escándalo a horas intempestivas, son aspectos que convendría mejorar. Ahora ya tenemos diagnóstico. Veremos qué tratamiento aplican.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

26 septiembre 2017

DISFRUTAN CON EL PITIDO DE LA OLLA EXPRÉS

Hubo un tiempo en que los políticos de Mallorca, por lo general, solían respetar las leyes. Al tomar posesión de su cargo público, debían prometer o jurar cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes. Siempre hubo algunos -demasiados hay que añadir- que se pasaron al lado oscuro y prefirieron delinquir y utilizar ese cargo público para su propio beneficio, por lo general económico, claro está. Pero en los últimos tiempos aquel comportamiento de incumplir la Ley y defender encendidamente a aquellos que lo hacen, se ha extendido peligrosamente.

Resulta bastante deprimente tener que explicar a servidores públicos algo tan sencillo. Si usted ve un garaje que en su lado derecho pone una placa con una señal de prohibido aparcar y además una inscripción de “VADO. Se avisa grúa”, usted sabe perfectamente que si aparca allí su choche, puede suceder que cuando vaya a retirarlo, no lo encuentre porque se lo haya llevado la grúa. Luego usted puede despotricar del Ayuntamiento, porque el alcalde o alcaldesa es un impresentable, porque la Policía Local está bajo sospecha, porque un concejal está investigado por corrupción… lo que usted quiera. Pero a usted la grúa le ha retirado el coche porque usted sabía que allí no se podía aparcar y porque, además, usted impidió arbitrariamente que alguien que tenía el coche en aquel garaje, pudiera sacarlo sin contratiempos. Algunos dirigentes del PSIB, Podem, Més per Mallorca, Més per Menorca, El Pi y Gent per Formentera consideran que la retirada del vehículo por la grúa es una brutal represión y constituye un estado de excepción.

Jesús Jurado, vicepresidente del Consell de Mallorca que milita en Podem, se permite el lujo de decir en Twitter que Mariano Rajoy no es bienvenido a la isla. Hubo un tiempo que los mallorquines eran gente hospitalaria y tranquila. No es el caso de Jurado, como se puede ver. El vicepresidente de todos los mallorquines se erige en juez y fiscal y considera que Rajoy es corrupto, que es represor de derechos cívicos y enemigo de las libertades democráticas. Jurado no sabe ni lo que dice, pero repite el argumentario de su partido porque ven una ocasión de oro para cargarse al Gobierno de Mariano Rajoy. El propio Oriol Junqueras dijo en La Sexta que apoyar el referéndum era la mejor moción de censura que se le podía plantear al PP. Poco les importa si hacen trizas los derechos del resto de españoles e incluso las libertades democráticas de la oposición en el Parlament de Catalunya, que tuvo que soportar que se aprobaran dos leyes inconstitucionales, que se introdujeran en el orden del día por sorpresa, que no se pudieran enmendar ni prácticamente debatir, que no tuvieran el informe preceptivo del Consell de Garanties Estatutàries y finalmente que fueran aprobadas con nocturnidad y en ausencia de medio Parlament. ¿Y eso no es combatir los derechos cívicos y libertades democráticas? A ojos de Podem y de Jesús Jurado, no.

Con lo que les he descrito, ahora podemos temernos que dado que nuestro president podemita del Parlament, Balti Picornell, afirma seguir los acontecimientos de Catalunya con envidia, a no tardar nuestros gobernantes también cumplirán las leyes que se les antoje y desobedecerán las que les parezca, porque si el Parlament de Catalunya es soberano, ¿por qué no habría de serlo el de Balears?

Algunos están disfrutando de ver la olla exprés pitando como una loca sobre el fuego que ellos atizan. Y si revienta, mejor. Así emprendemos un proceso constituyente y a comenzar de cero. La irresponsabilidad en que se incurre para acabar con Rajoy es bestial. Porque incluso Jarabo, cuando critica que el Gobierno central se opone a cosas aprobadas por mayoría en el Parlament y lo tilda de antidemocrático, no sabe ni lo que dice. Si Podem gobierna algún día en España, bastará con que un Parlament apruebe algo para que el Gobierno central tenga la obligación de hacerlo, ¿no? Demencial.

(Publicado en mallorcadiario.com)

24 septiembre 2017

EL PI SE APRIETA LAS OREJERAS

El Pi de Sant Antoni de Portmany ha decidido alargar su agonía y continuar en el equipo de gobierno municipal que lidera el presidente del Club Náutico de Sant Antoni, Pep Tur Cires. Joan Torres sustituirá a Juanjo Ferrer y aquí paz y después gloria. Lo pagarán caro en las urnas porque sus votantes no pueden entender qué demonios hacen ellos ahí, sosteniendo un gobierno que no se sostiene. Ni a cambio de la concejalía de Urbanismo -cómo no-, merece la pena renovar el fallido pacto con PSOE y Reinicia. Dice Torres que ahora no pueden abandonar la nave porque significaría pasar a la oposición. Obvio. Pues que se hundan con ella porque ¿quién soporta infinitamente los escándalos y las salidas de tono de quien demuestra a diario que no están a la altura del cargo para gobernar el municipio? El Pi, por supuesto. Y sus concejales Cristina Ribas y Joan Costa. Ahora se unirá al grupo Joan Torres, alguien que deberá tener superpoderes para solucionar algo.

Estaría bien que, al menos, intentasen aclarar por qué misteriosa razón dos multas impuestas por la Policía Local al primer teniente de alcalde, Pablo Valdés, no fueron introducidas en la base de datos para ser cobradas. Nada se hizo hasta que este periódico lo denunció y solo entonces Valdés pagó los 400 euros. Si este asunto también a los del Pi les parece un tema menor, es que han alcanzado el mismo nivel de degeneración política que el alcalde negacionista que preside el consistorio y su teniente de alcalde. Y todo ha sucedido la misma semana que prosigue en los juzgados la causa del jefe de la Policía Local de Sant Antoni, víctima de acoso laboral. ¡Espectacular!

Por tanto, la renovación del pacto tripartito permite augurar que todo seguirá como hasta ahora, que viene a ser un poco peor a cada día. Ahora al menos ya queda claro que los tres concejales del partido de Jaume Font se han apretado las orejeras que habían comenzado a caérseles, lo que motivó la dimisión de Juanjo Ferrer. Bien sujetas nuevamente, arreando que así llegaremos en un suspiro a las elecciones de 2019, aunque sea con una pinza en la nariz.

Kühn, alcalde de Tagomago

El exfiscal Pedro Horrach reapareció en una sala de vistas como abogado defensor en los juzgados de Ibiza. Sabia elección. Como experimentado pescador que es, debemos prestar oídos a su advertencia de que el proceso contra su defendido, el empresario alemán afincado en Mallorca y alcalde pedáneo del islote de Tagomago, Matthias Kühn, había sido una “expedición de pesca: a ver si encontramos algo al señor Kühn”. Si lo dice Horrach, debe ser así porque él acredita gran experiencia en expediciones pesqueras, como todo el mundo sabe. Luego sucede que al recoger las redes uno se encuentra con una infanta de España y de pescador trasmuta en ecologista protector de especies tan únicas. Y ahí que se le va la credibilidad como el agua entre los dedos y no le queda más remedio que abandonar la cofradía de pescadores.

En todo caso, como estrategia de defensa, aconsejar a su representado acogerse a su derecho a guardar silencio y no declarar, pues no es nada brillante ni original, la verdad sea dicha. Y buscar la nulidad de las actuaciones, pues eso lo haría cualquier abogado recién colegiado. De momento se puede afirmar que la pesca de bajura se le daba mejor. La de altura nunca la quiso practicar.

Unos que van y otros que vienen

Debemos felicitar al president del Consell d’Eivissa, Vicent Torres, por su total restablecimiento y por su reincorporación al trabajo tras su baja por enfermedad. También procede lamentar la dimisión del doctor Pep Balanzat del cargo de gerente del Área de Salud de Ibiza y Formentera y desear a quien le sucede en el cargo, la doctora Carmen Santos, muchos aciertos. Y ya que estamos,  lamentar que llevemos tantos meses sin director insular de la Administración General del Estado. Cuando se cumple un año desde la jubilación de Roger Sales, todo parece funcionar igual -de bien y de mal- con el despacho del director insular vacío, así que conviene pensarse la conveniencia de dejar el cargo vacante y todo eso que nos ahorramos.

El GEN-GOB y Prou!, contra el Govern

Este sábado el GEN-GOB y Prou! se han manifestado contra la saturación turística. En parte es un tirón de orejas al Govern y más concretamente al vicepresidente y conseller de Turismo, Biel Barceló. Pero lo que resulta hilarante es que Prou! justifique su participación culpando a la industria turística y calificándola de una imposición franquista. Delirante. Y es que los aires que vienen de Catalunya parecen haber afectado el sentido común a mucha gente. O será que tanto comer tortillas les ha dejado hechos polvo.


Que pasen un feliz domingo.

23 septiembre 2017

DÉJENLES MALVERSAR TRANQUILOS

Cuando tras la aprobación por el Parlament de Catalunya de la ley del referéndum y la ley de transitoriedad jurídica, Mariano Rajoy dijo a los independentistas “no subestimen la fuerza del Estado español”, les estaba advirtiendo claramente de lo que iba a pasar. Nadie en su sano juicio podría esperar que los poderes del Estado se quedaran de brazos cruzados viendo como medio Parlament de Catalunya da un golpe de Estado en toda regla. No se comprenden los rostros desencajados de los miembros del Govern de la Generalitat, con Carles Puigdemont a la cabeza, tras las detenciones de algunos altos cargos ordenadas por la autoridad judicial, porque era absolutamente previsible lo que iba a suceder. Yo mismo lo pronostiqué pero no tiene ningún mérito porque estaba cantado.

Evidentemente, ni los registros ni las detenciones ni las incautaciones de papeletas van a solucionar el conflicto que se vive en Catalunya, pero tampoco la convocatoria de un referéndum ilegal para proclamar la independencia al día siguiente. ¿Sería admisible que la Justicia no actuase contra quienes desde despachos oficiales de la Generalitat están cometiendo flagrantes delitos, como prevaricación, desobediencia y malversación? A decir de algunos, los jueces y fiscales deben abstenerse de perseguir delitos si estos son perpetrados en edificios de la Generalitat y en nombre del “procés”. Hay que  incorporar esta eximente al Código Penal, porque de lo contrario se traspasan las líneas rojas, a decir de nuestra presidenta Francina Armengol.


La gente que no simpatiza con delincuentes, ni les justifica, ni se manifiesta a su favor para que se les deje cometer sus fechorías sin que la Justicia ni las Fuerzas de Seguridad obstaculicen sus planes, se sentirá algo confusa. El martes Carlos Saura defendió encendidamente la independencia del Poder Judicial en el Parlament. Al día siguiente todos los que aprobaron la proposición no de ley salieron a la calle para exigir que la Justicia no actúe contra los políticos independentistas y que les dejen malversar tranquilos. Bonita forma de defender la independencia judicial. Para los señores del PSIB, Més, Podem, el Pi y Gent per Formentera, si un juez ordena el registro de una conselleria del PP, es algo que hay que aplaudir, pero en cambio si se registra la Generalitat esto nos lleva a un estado de excepción que liquida las libertades. Sí, las libertades de los golpistas.

(Publicado en Última Hora)

22 septiembre 2017

FRUSTRADOS

Tras conocerse el miércoles que la Guardia Civil había detenido a 14 altos cargos de la Generalitat de Catalunya por su participación en la organización del Referéndum ilegal, la frustración se adueñó de mucha gente. Consideran que se vulneran sus derechos civiles si no se les deja votar. En efecto, el Estado no les deja votar en un Referéndum que conculca la Constitución, el Estatut d’Autonomia y que fue aprobado violando el reglamento del Parlament y los derechos de los partidos de la oposición. Eso a los independentistas les da igual, pero a la mitad de la sociedad catalana, no. Y tampoco al Estado, que ahora ha desplegado toda su fuerza, que es mucha y muy grande. La Generalitat podrá movilizar a tanta gente como quiera, pero la fuerza la tiene el Estado. Y una de dos, o los secesionistas la minusvaloraron, o está sucediendo en Catalunya justamente lo que ellos querían que sucediera. Esta es la teoría de Josep Antoni Duran i Lleida, expresada en un artículo en La Vanguardia. “Ahora comienza el mambo”, como anunciaron los chicos de la CUP. Las cosas están justo donde ellos querían.  Ante las detenciones ordenadas por un juez, disturbios violentos, pues no otra cosa es lo que se pudo ver a la puerta de la Conselleria de Economía, donde la turba impedía la salida de la comisión judicial y de los agentes que habían llevado a cabo el registro. Los tres vehículos de la Guardia Civil destrozados certifican que las protestas ya no son solo pacíficas. Al menos los que protestaron en Vila y Sant Francesc sí lo hicieron civilizadamente. Pero la suya era más bien una actitud de desencanto porque comprueban que no habrá Referéndum. Pero aunque lo hubiera, ellos no iban a poder votar, así que decepcionados deben andar desde antes de las detenciones.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

19 septiembre 2017

RECIBIR LECCIONES DE DEMOCRACIA DE SEGÚN QUIÉN

Es tremendo -y en cierto modo insufrible- andar viendo cómo según quién se permite el lujo de aleccionar sobre democracia a los demás. Quizás esto sea lo peor del proceso independentista, en mi opinión. Porque leer a muchos de los que lanzaron panegíricos a la muerte de Fidel Castro, o son incapaces de censurar el encarcelamiento de líderes opositores en Venezuela, hablar ahora de ataque a las libertades civiles en España porque se registren imprentas y se intervengan planchas, la verdad, es hiriente.

La aplicación de la Ley no me parece antidemocrático. Quizás lo antidemocrático sea haber tenido que llegar hasta este punto, pero de esto no se puede culpar solo a una parte, sino a ambas. Pero como últimamente oímos decir a la gente de Junts pel Sí y de la CUP, ellos argumentan tener un mandato del pueblo de Catalunya, expresado en las últimas elecciones autonómicas, que ellos plantearon como plebiscitarias. Otra falacia descomunal, porque ganaron por poco en escaños, pero en votos fueron derrotados, aunque eso no les importa.

Todo el mundo pudo ver por televisión de qué modo se aprobaron en el Parlament de Catalunya la ley del referéndum y la ley de transitoriedad jurídica. Y que sean quienes las aprobaron con desprecio máximo hacia el procedimiento legal, el Estatuto de Autonomía y los derechos de los diputados de la oposición, quienes anden dando lecciones de lo que es o no es democrático, es un tanto escarnecedor. Aquello fue todo menos democrático. Y ahí está el origen del vicio que presenta el Referéndum.
Pretender que en menos de 30 días desde la aprobación a la fuerza de unas leyes, se lleve a cabo un Referéndum de autodeterminación con gravísimas consecuencias para todos los habitantes de Catalunya, es todo menos democrático. Pero les da igual, porque están determinados a declarar la independencia unilateral sea como sea. Si el Estado les da excusas, mejor que mejor. Pero como el Estado también parece determinado a impedir el Referéndum, pues ganará el más fuerte. Y el más fuerte es sin duda, el Estado, que puede argumentar que está aplicando la Ley, aunque sea imputando a 700 alcaldes que igual se lo merecen y no debieran serlo por despreciar la Ley.

Obviamente que el conflicto precisará de una solución política en su momento. Ahora desde luego, no. Ahora hay que restablecer la legalidad con los instrumentos que la Ley dispone. Sin complejos y sin temor. Por mucho que quienes la conculcan de modo tan grosero, haciendo de su capa un sayo, acusen al resto de no respetar la democracia. La democracia no es pisotear la Ley. Y quien lo hace, debe cargar con las consecuencias de ello.


Y en todo este fregado, los oportunistas de Podem ven el cielo abierto para erosionar aún más al PP, verdadero objetivo a batir para ellos. Si hace falta alinearse con el independentismo, pues se hace y no pasa nada. Su propósito es tumbar la Constitución y abrir un proceso constituyente, como tienen más que anunciado. Y para hacerlo les viene genial todo lo que está pasando en Catalunya. Quieren demolerlo todo y comenzar de cero y cuantos más daños se produzcan en el entramado institucional y político, tanto mejor. Pero difícilmente pueden los que vienen a demoler, construir nada. Lo suyo es destruir, no construir.

(Publicado en mallorcadiario.com)

17 septiembre 2017

UN LODAZAL POLÍTICO

El Consell d’Eivissa está parcialmente sumergido en un enorme lodazal y no será fácil que salga de él indemne. Mucho menos a golpe de tuit de su presidente, Vicent Torres. Hace dos años que el Ayuntamiento de Santa Eulària asume unos trabajos y su correspondiente coste, pese a que no le corresponde hacerlo. Lo asume para evitar que se repita la hedionda situación de malos olores provenientes de la estación depuradora de aguas residuales de Santa Eulària apestando a los vecinos. El consistorio recoge los lodos de la depuradora, los mezcla con restos de poda y así se les puede dar un uso agrícola, lo que además de ser beneficioso para el campo y los agricultores, supone reducir los costes de transportar los lodos a la península para su adecuado tratamiento, porque además y como agravante, en Eivissa no hay planta de tratamiento de residuos. Pero obviamente, el Ayuntamiento de Santa Eulària asumió la gestión de los lodos con el compromiso del Consell y del Govern de correr con los gastos, el primero como institución competente de la gestión de los residuos y el segundo como generador de dichos residuos. Pero ahora resulta que ni el Consell d’Eivissa ni el Govern balear quieren pagar y se tiran los trastos a la cabeza con excusas de mal pagador.

Todos hemos podido ver al presidente Vicent Torres durante un pleno del Consell d’Eivissa, comprometiéndose a pagar. Lo lógico, pues la competencia sobre residuos es del Consell, aunque no se conozca ni una sola actuación durante esta legislatura para mejorar la gestión de los residuos de la isla, sino más bien al contrario. Pues bien, ahora la institución insular no solo no paga, sino que ha llevado a los tribunales al Ayuntamiento de Santa Eulària para no hacerlo.

Nos encontramos ante un caso más, el enésimo en lo que va de gobierno PSOE-Podem/Guanyem, que se pudre en los despachos por pura incompetencia del conseller insular de Medio Ambiente, Miquel Vericad, de quien no se conoce -ni vaticino que se conocerá- que haya solucionado o encarrilado siquiera, alguno de los muchos e importantes problemas que en materia medioambiental y de residuos padece Eivissa. Asunto que pasa por sus manos, asunto que saca moho y que se enquista sin que se avizore ni remotamente una posible solución. Vericad es por sí mismo casi peor que la Xylella. Infinitamente peor que un helminto. Una absoluta nulidad. Aunque para ser justos hay que reconocer que la ineptitud es un rasgo fundamental de la inmensa mayoría de políticos de Podem/Guanyem. Ahora también se suma la prepotencia y su desprecio hacia los medios de comunicación que les interpelan sobre sus obligaciones. Ya ven, los adalides de la transparencia no se ponen al teléfono ni rinden cuentas, salvando contadas excepciones.

El extraño caso de las multas que desaparecen

Mucho nos lo temíamos, pero ahora ya se trata de algo más que una mera sospecha, porque el Ayuntamiento de Sant Antoni cree poder tratar el misterioso asunto de la desaparición de dos multas de tráfico que la Policía Local puso al teniente de alcalde, Pablo Valdés, con el mismo desdén y opacidad con que han ofrecido públicas explicaciones: de ningún modo. Negándose a hablar con la prensa, ocultándose -como si se tratara de delincuentes que temen ser descubiertos- y negando cualquier irregularidad. Pero ahí está la irregularidad ante nuestros ojos, que constituye un clamoroso y repugnante caso de corrupción, por cuanto alguien en el consistorio portmanyí escondió las multas impuestas a Valdés y no las grabó en el sistema informático existente al efecto. Solo cuando este periódico denunció el asunto, el joven político pagó las multas -400 euros-, pero sigue sin dar la cara y el equipo de gobierno municipal sigue sin ofrecer explicaciones convincentes ni tampoco facilita el expediente a la oposición. Podemos, por tanto, afirmar que de no haberlo publicado Periódico de Ibiza, las multas aún estarían sin pagar. Repugnante.

Un auténtico desgobierno


El gobierno municipal de Sant Antoni es un auténtico desgobierno. Pero no de ahora, sino desde que llegaron al Ayuntamiento. Lo demuestra la catarata de escándalos y despropósitos que ha protagonizado el equipo de Josep Tur ‘Cires’, compuesto por PSOE, Reinicia y El Pi. Esta última formación política ahora no sabe si seguir dando apoyo a aquel desgobierno y continuar erosionándose con sus socios, o abandonar el barco, dejar que gobiernen en minoría y desvincularse del desgobierno y de los escándalos. Pero quizás ya sea tarde porque durante más de dos años han sido cooperadores necesarios de las gamberradas de Pablo Valdés y Aída Alcaraz, con la apatía del alcalde y presidente del Club Náutico. Todo les parecía no tener importancia, pero la tenía y ellos consentían en todo. Y es que a veces es mejor trabajar desde la oposición y no ponerse de lodo hasta las orejas.  

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

16 septiembre 2017

COSAS QUE NO CAMBIAN

Esta semana ha empezado el curso escolar. Este año el Govern saca pecho por el dinero que se ha invertido en obras en los centros educativos y por los docentes que han sido contratados desde que se inició la legislatura. Pese a ello, hay 122 barracones, 16 más que el año pasado y 29 más que en 2015, cuando gobernaba el PP. Los diputados de Podem , Salvador Aguilera y Balti Picornell -actualmente presidente del Parlament- afirmaron en octubre del año pasado que la propuesta de su partido era que hubiera “cero barracones al final de la legislatura”. Pasado el ecuador, se intuye que tan ambicioso objetivo será imposible. Más modesto era el objetivo que afirmó tener el conseller de Educación, Martí March. Decía conformarse con reducir a la mitad los barracones existentes en toda la comunidad autónoma, hasta una cincuentena. La solución no es fácil ni inmediata, como se duele desprender del discurso de Podem. Pero es digno de resaltar que lo que en la legislatura de José Ramón Bauzá eran barracones indignos, ahora sean aulas modulares perfectamente equipadas. Este es un ejemplo flagrante del doble discurso imperante.

Lo mismo sucede con el espinoso asunto del requisito del catalán para el personal médico de la sanidad pública balear. Los partidos que ahora gobiernan parecían tenerlo muy claro cuando gobernaba Bauzá, pero ahora andan a la gresca entre ellos y sin poder hacer lo que dijeron que harían cuando llegaran al poder. Aseguraron que la lengua propia de Balears volvería a ser un requisito para optar a un trabajo en el sector público autonómico y no un simple mérito como estableció el PP. Pero el “Govern del canvi” -como se autodenominan-, resulta que no cambia nada y que ahora han caído en la cuenta de que si hacen lo prometieron, no habrá personal suficiente para cubrir las necesidades en determinadas categorías. Incluso las clases en la flamante nueva facultad de medicina de la UIB se dan en lengua castellana porque alumnos de Balears hay realmente pocos y no se hubiesen enterado de nada en su primer año de carrera.

Es descorazonador que los firmantes de los “Acords pel canvi” no cambien cosas que aseguraron que modificarían tan pronto como llegaran al Govern. Se comprueba una vez más  que una cosa es predicar y otra, dar trigo. Y también que hay quien maneja con mucha soltura un doble discurso, uno para cuando gobiernan y otro cuando están en la oposición.

(Publicado en Última Hora)

10 septiembre 2017

BIENVENIDOS A LA REALIDAD

Tan pronto como fue aprobada el 18 de julio pasado la modificación de la Ley de Turismo de Balears para regular el alquiler turístico, los socialistas ibicencos se esforzaban en exhibir dicha norma como una eficaz herramienta para luchar contra el alquiler ilegal, principalmente en pisos y apartamentos. Tal cosa ya estaba vetada en la Ley Delgado y ahora vuelve a estarlo gracias a la “emergencia habitacional” que Podem Eivissa se sacó de la manga como un eficaz golpe de efecto, con la excepción de que se podrán alquilar pisos a turistas cuando se trate de la vivienda habitual del propietario y como máximo 60 días al año. O sea, que ahora la norma es más permisiva que antes, a pesar de Podem y de la “emergencia habitacional”. ¡Menudo negocio!

Pero la realidad siempre se impone a los discursos falaces, al populismo y al discurso maniqueo, porque en un ejercicio de sinceridad que debemos agradecer, el director insular de Turismo ahora ya reconoce que la nueva Ley ni es tan buena ni es tan eficaz. Las sanciones que se impongan no se pueden pagar al momento con descuento, como sí sucede en otras materias. Además, es previsible que los expedientados recurrirán al orden contencioso administrativo para que la Justicia revise los expedientes y las eventuales sanciones. Así, la cosa puede alargarse y no será tan rápido ni fácil sancionar como algunos prevén. El gozo de Viviana de Sans y de Podem Eivissa en un pozo. Ellos que se han hartado días atrás de atribuirse el éxito de la nueva regulación del alquiler turístico, ahora resulta que hay nueva legislación, pero que las sanciones tardarán años en ejecutarse.

Luego salta el Consell d’Eivissa y dice que no, que se actuará con contundencia, que la culpa es del PP y de los recortes de personal que se aplicaron. Nada dice del origen de los recortes, como si el PP hubiese decidido hacerlos por capricho o por un afán de destruir el sector público, sin mencionar la quiebra en que el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero dejó al país, con la prima de riesgo disparada, sin crédito internacional y a punto de la intervención financiera por parte de la Unión Europea. Pero de eso, ¿quién se acuerda? La culpa es del PP.
En todo caso, bienvenidos a la realidad, porque nadie crea que de la noche a la mañana los guiris entrando y saliendo con sus maletas en bloques de pisos y apartamentos, van a desaparecer. Desgraciadamente.

Multas en los cajones

Aunque pueda pensarse que con el pago de los 400 euros por las dos multas que la Policía Local le impuso el 31 de marzo al teniente de alcalde de Sant Antoni, Pablo Valdés, la cosa queda zanjada. Nada más alejado de la realidad. En primer lugar, porque los vecinos de Sant Antoni deben estar preocupados porque su munícipe tenga ahora tan solo 6 puntos en el carné de conducir, si no menos. A este ritmo habrá que ponerle un coche oficial y un chófer antes de que haya nuevas elecciones. Y en segundo lugar y más importante aún que lo anterior, es que se debe una explicación a la ciudadanía por haber tenido en un cajón durante más de 5 meses las dos multas citadas. Como no hay explicación posible ni Valdés, ni Alcaraz ni nadie da la cara. Pero no podrán esconderse toda la vida. Tampoco el alcalde Pep Tur ‘Cires’, que en su afán negacionista cae en la tentación de pensar aguantando el chaparrón algunos días, ya está el asunto solucionado. Pero no lo está en absoluto porque estamos ante un caso de corrupción que apesta. El consistorio que él preside está bajo sospecha de guardar multas en un cajón a según quién. ¿Le parece lógico, o normal, o irrelevante, o algo sobre lo que no haya nada que decir? Los adalides de la transparencia, de la honestidad, de la rendición de cuentas, se parapetan en el silencio para eludir sus responsabilidades.

Silvia Tur está eufórica

La diputada autonómica de Gent per Formentera tuiteó el pasado miércoles, tras la aprobación de la ley del referéndum en el Parlament de Catalunya, que había mucho que aprender en lo sucedido allí. Habrá que preguntarle si se refería al atropello a los derechos de los diputados con el incumplimiento del reglamento. En el Parlament de Balears durante la legislatura pasada por un abuso de los decretos ley, perfectamente legales, los partidos de la oposición que hoy gobiernan, montaban cirios de agárrate y no te menees. Pero lo más llamativo es que Tur cree que el debate de la ley del referéndum “sin duda marcará un antes y un después en la historia de todos nosotros”. La euforia independentista debió cegarla porque es difícil pensar que vaya a cambiarnos la vida lo que allí sucedió. Como no sea a Carme Forcadell, a Carles Puigdemont, a Oriol Junqueras, etc., a los que apuesto que la Justicia  inhabilitará como hizo con Artur Más. Seguro que eso a los “formenterencos”, que diría Pablo Iglesias, les quita el sueño.

Feliz domingo.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

09 septiembre 2017

LA FUERZA DEL ESTADO

Tas la aprobación en el Parlament de Catalunya de la ley del referéndum y de la ley de transitoriedad jurídica, y entre medias la firma del decreto de convocatoria del referéndum del 1º de octubre por parte del Govern de la Generalitat en pleno, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció en rueda de prensa el jueves y lanzó un mensaje a los secesionistas: “no subestimen la fuerza del Estado español”. Cruzado el Rubicón de la desobediencia clara, manifiesta y persistente a las sentencias del Tribunal Constitucional, el Estado y los partidos constitucionalistas que en este asunto muestran total apoyo al Gobierno (PP, PSOE y C’s), plantean la necesidad de recurrir a la fuerza del Estado español, no tanto para solucionar el conflicto (que solo podrá hacerse por la vía de la política y el diálogo, suponiendo que haya alguna voluntad de hacerlo), sino para impedir el referéndum.

Los independentistas han subestimado la fuerza del Estado, que es infinitamente superior a la suya, por más que no así la capacidad de movilizar a la ciudadanía en Catalunya. Pero cuando de fuerza se habla, la del Estado es apabullante. Sé de lo que hablo. Por las bravas no doblegarán a España, que tiene muchos mayores recursos y experiencia en embravecerse. La opinión pública española ahora mismo aceptará de buen grado cuantas actuaciones de fuerza se hagan para impedir el referéndum y solo rechistarán los independentistas y Podemos. El Estado ha movilizado ya todos sus recursos de fuerza porque la amenaza a su integridad territorial es incluso de mayor magnitud que la perpetrada durante décadas por ETA, aunque  ahora no haya ni bombas ni muertos. Pero la amenaza que España percibe es muchísimo mayor.


Jueces, Fiscalía, CNI, Policía, Guardia Civil y Mossos d’Esquadra (alguno se va a quedar hecho polvo cuando vea a la policía autonómica interviniendo urnas), con sus respectivos servicios de información, sus ingentes recursos públicos sin límite presupuestario, su capacidad infinita de intervenir las comunicaciones, etc. El Gobierno ya sabe hasta dónde están las urnas y las papeletas. Unos días antes de terminar este mes, la Policía Judicial se presentará allí y las intervendrá. Tendrán que hacer el referéndum con cajas de cartón. Luego vendrá la catarata de juicios e inhabilitaciones por desobediencia al TC, Carme Forcadell la primera. Y España entera se fumará un puro.

(Publicado en Última Hora)

07 septiembre 2017

CORRUPCIÓN EN SANT ANTONI

“Vamos teniendo muestras de que el nuevo gobierno es corrupto… nos roban por todos los lados”. Este comentario hecho por una ciudadana en las redes sociales, refiriéndose al equipo de gobierno municipal de Sant Antoni, motivó que el teniente de alcalde de Reinicia, Pablo Valdés, advirtiese a su autora de que o bien retiraba dicha afirmación -a todas luces excesiva- o presentaría una denuncia ante la Guardia Civil. Si la mujer que lanzó aquella acusación hubiese sabido que Valdés fue denunciado por la Policía Local el día 31 de marzo por conducir sin cinturón y hablando por el teléfono móvil, pero inexplicablemente las dos multas han desaparecido y no consta que el líder de Reinicia las haya pagado ni le hayan sido retirados los puntos del permiso de conducir, quizás no hubiera matizado su acusación añadiendo un “presuntamente”. Cuando algo huele mal suele ser porque está corrupto. Las excusas del alcalde Pep Tur Cires que pudimos oír en Radio Ibiza son vergonzosas y ratifican que Cires ha hecho del negacionismo su guía política y así le va, emboscado en negar la evidencia. La decencia política exige que se explique de inmediato qué ha pasado con las dos multas impuestas a Valdés. De no hacerlo, es absolutamente lógico que los vecinos de Sant Antoni piensen que estamos ante un caso de flagrante corrupción, pues eso y no otra cosa es que desaparezcan misteriosamente dos multas de tráfico impuestas al teniente de alcalde del consistorio. ¿Podríamos presumir que es el cauce habitual que se le da a las multas de los gobernantes y sus allegados en aquel municipio? ¿Qué hubiera hecho y dicho Valdés si se hubiese descubierto algo así durante la legislatura pasada? Chanchullo, mangoneo, corrupción, pufo, etc. Ahora su silencio y el de Aída Alcaraz son elocuentes por incriminatorios. Y eso es corrupción.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

05 septiembre 2017

EL PACTE SE RESQUEBRAJA

La abstención de Més per Menorca en la convalidación del Decreto Ley que modifica la recientemente aprobada modificación de la Ley de Turismo -Decreto Ley que lo dice todo sobre la chapuza jurídica perpetrada-, demuestra que el Pacte de Progrés 3.0 está más que tocado. Aunque la orquesta de Francina Armengol sigue tocando como si nada, emulando a la del Titanic, lo cierto es que los partidos que firmaron los Acords pel Canvi en junio de 2015 se encuentran profundamente divididos y enfadados con Podem Illes Balears, formación política neonata que no ha parado de causarles más problemas que alegrías en su decisión de comportarse como partido que da apoyo al Govern y con el que aprueba los presupuestos, pero sin integrarse en el Ejecutivo y actuando en muchas ocasiones como si estuviera en la oposición.

La esquizofrenia de Podem, que también está profundamente dividido como se deduce de su proceso de primarias para designar al nuevo o nueva secretaria general tras la súbita pérdida de apoyos del aún secretario general, Alberto Jarabo, trae por el camino de la amargura a PSIB, Més per Mallorca y Més per Menorca. Estos últimos ya no soportan más el postureo y las estridencias de Podem, sobre todo tras el episodio de los contratos de las consellerias de Més con su gurú electoral, Jaume Garau, que le costó el cargo a la consellera Ruth Mateu. Además, el ninguneo permanente de sus socios para con la formación menorquina, es sumamente irritante. El último episodio consistió en el anuncio de la subida del impuesto turístico un 100%, sin haberlo negociado con Més per Menorca.


Pasado el ecuador de la legislatura, los partidos coaligados tienen necesidad cada vez mayor de desmarcarse unos de otros. Y de exteriorizar sus desencuentros, como está sucediendo con el asunto del mérito/requisito del catalán en las plazas que convoque la Conselleria de Salut. Muchos de estos desencuentros son sobredimensionados precisamente para mandar un mensaje al propio electorado, debilitando al Govern en su conjunto, que sigue tocando como si nada pasase. Pero pasa. Ahí está la convalidación de Decreto Ley, una monstruosidad legislativa sin precedentes en la historia del Parlament de Balears.  

(Publicado en mallorcadiario.info)

03 septiembre 2017

SUS DECISIONES TIENEN CONSECUENCIAS

El Govern de les Illes Balears con la aquiescencia de PSIB, Més per Mallorca y Podem, se dispone a perpetrar la mayor subida de un impuesto que se recuerde en Balears. Se trata del impuesto sobre pernoctaciones turísticas, popularmente conocido como impuesto turístico o ecotasa. A partir del 1º de enero de 2018, si usted se aloja en un hotel de 3 o cuatro estrellas, pagará 3 euros por noche. Aunque vaya usted a Formentera, a Mallorca o a Menorca por trabajo o por necesidad. Se incrementa la cuantía del impuesto un 100%, el doble de lo que se paga ahora. ¿Por qué razón se produce esta brutal subida que todos, no solo los turistas, pagaremos? Básicamente por la turismofobia de Podem, que ha extorsionado a sus socios con esta exigencia para dar apoyo a los presupuestos del Govern para el año próximo. No será la única extorsión, ya lo verán. Y todo ello proveniente de los embusteros que afirmaron hace dos años y dos meses que no darían su apoyo a ese impuesto si lo tenían que pagar los residentes. Pues aquí lo tienen. Por cierto, que los de Més per Menorca andan cabreados y no aseguran su apoyo al aumento de la ecotasa porque nadie les ha preguntado y además no están de acuerdo en que se pague lo mismo en temporada baja que en temporada alta. Pero bueno, estos también están todo el día lloriqueando y amenazando, y luego se las envainan que da gusto. Ya lo verán con la convalidación del decreto ley que modifica la Ley turística.

Nadie que sepa un poco del asunto del turismo recomendaría el incremento decidido y justamente por ello el Govern no ha pedido opinión a nadie. Con el argumento de que los turistas no se han quejado a la hora de pagarla -como si quejarse sirviera de algo- y de que la creación del impuesto turístico no ha supuesto una reducción del número de visitantes ni de lo que se gastan aquí según las estadísticas -sobre eso habría mucho que hablar, pero mejor que se lo pregunten a los comerciantes de La Marina de Vila-, se anuncia que esos tres euros diarios tendrán un efecto inocuo para el turismo y permitirán recaudar 120 millones de euros el año próximo.

Imaginemos por un instante que a usted en su bar preferido le cobran el café a 1,50 euros y de golpe le dicen que se lo van a cobrar a 3,00 euros por capricho del propietario del bar, sin que los bares cercanos hagan tal cosa. Bueno, es más, los bares de la competencia cobran el café a 1 euro. ¿Tendría eso alguna consecuencia para su bar favorito? Es previsible que sí y que se redujese la clientela de forma proporcional a la subida. Aunque mucho me temo que eso es lo que persiguen PSIB, Més y Podem, porque piensan que hay demasiados turistas -recuerden la dichosa masificación- y la ecotasa tendrá un efecto disuasorio que nos librará de tantos visitantes incómodos. Pero mucho me temo que sucederá otra cosa que ya se ha empezado a notar claramente en Ibiza ante la escalada de precios: vendrán los mismos o más, pero gastarán menos o directamente no gastarán. ¿Les preguntamos a los comerciantes y restauradores de La Marina, calle de la Virgen y Mercat Vell?
Es por ello que sorprende el entusiasmo con que el alcalde de Vila, Rafa Ruiz, apoya que se doble la ecotasa que todos los que pernoctemos en un establecimiento hotelero pagaremos, seamos turistas o no. A Ruiz le parece una medida ajustada a la realidad en la que vivimos. Pero más parece que a Ruiz le importan poco las consecuencias que puedan acarrear, como poco le importan las consecuencias de sus decisiones. ¿Les preguntamos a los comerciantes de La Marina?

Juanjo Ferrer, sin fuerzas

Le sucede como al equipo de gobierno de Sant Antoni, también con un alcalde socialista al frente: que sus decisiones acarrean consecuencias. En aquel caso deliberadamente adoptadas con la intención de liberar las calles de terrazas, pero que suponen un notable descenso de ventas para aquellos que las tienen en comparación con el año pasado. Juanjo Ferrer, el dimitido concejal de El Pi Eivissa, se llevó el tirón de orejas de parte de los comerciantes y restauradores, su nicho electoral, y fue incapaz de corregir una situación generada por una ordenanza municipal que su departamento redactó y que él votó. Claro que se quedó sin fuerzas, ¡cómo no! Él es en gran medida responsable del descontento de los empresarios de Sant Antoni de Portmany y cuando quiso solucionarlo, fue demasiado tarde. No es Pablo Valdés alguien dispuesto a dar pasos atrás. Así que ahí tienen el resultado. El Pi tiene una difícil papeleta, porque o soluciona el desaguisado que ayudaron a causar, cosa que ahora ya no es fácil, o su electorado votará en masa al PP. Ya lo verán.


Que pasen un buen domingo.

02 septiembre 2017

EL BIÓLOGO YLLANES

“Seguiremos en la comisión de investigación de la financiación irregular del PP en la que me he incorporado recientemente, preguntando a todo el que haga falta acerca de la corrupción que forma parte del ADN del Partido Popular”. Son palabras de Juan Pedro Yllanes, magistrado juez en situación de servicios especiales, ya que resultó elegido diputado al Congreso por Mallorca. Como se colige de sus palabras y pese a ser el último diputado incorporado a la citada comisión y que los trabajos no han hecho más que comenzar, Su Señoría ya ha llegado a las conclusiones pertinentes y ha sentenciado lo que han podido leer y oír de sus propios labios en un vídeo que ha subido a Twitter junto a la también diputada Mae de la Concha.

Nadie, como no sean los aludidos, osará contradecir al diputado Yllanes, porque es natural que siendo juez de profesión, que llegó a presidir una sala de lo penal de la Audiencia Provincial, poca broma, tenga más pericia a la hora de estudiar los casos que se le presenten y sea capaz de llegar a conclusiones de un plumazo, a mayor velocidad que cualquier otro sin su bagaje. Pero es inevitable sospechar si acaso no llevó a cabo su labor de juzgador con similar ligereza, porque una generalización como la que él hace resulta, por sí misma, injusta. Muy injusta. Y actos plausiblemente injustos provenientes de un juez es lo último que cabe esperar. O no, vaya usted a saber, que de todo hay en la viña del señor. Afirmar que una característica negativa como es la corrupción forma parte del ADN de un colectivo de personas tiene algo de racista y no creo que Yllanes lo sea, pero denota una radicalización notable, si es que no la traía de antes, algo que es lógico cavilar.


Nadie podrá negar su derecho legal a ocupar su plaza de magistrado una vez concluya su incursión en la política, pero debiera ser consciente de que con sentencias ‘in voce’ como la pronunciada, su credibilidad y sobre todo su imparcialidad, quedan dañadas de modo irreparable. Bien está que Yllanes interiorice el argumentarlo político de Podem y que busquen erosionar al Gobierno del PP y a su presidente, Mariano Rajoy, forzando su comparecencia en el Congreso y alargando el capítulo Gürtel lo máximo posible, pero de ahí a catalogar al partido más votado en España y en Balears con consideraciones genéticas, va un trecho. Ahora solo faltará que nos hable de la pureza del genoma podemita.

(Publicado en Última Hora)

01 septiembre 2017

TAGOMAGO NO ES NUESTRO

No me fastidia que se hagan fiestas, sino únicamente no poder asistir a ellas. Si el sarao se hace en pleno agosto, en el islote de Tagomago y en ella canta Ultra Naté, pues más me fastidia. Pero claro, sucede que en Ibiza se celebran centenares de fiestas privadas y no soy invitado a la inmensa mayoría de ellas. Hay que resignarse, pero si al menos no molestan al vecindario, pues ya es bastante. Recordarán que los medios de comunicación muy imprudentemente calificamos de “ilegal” la fiesta privada que tuvo lugar en Tagomago el viernes 19 de agosto y que, al parecer, terminó a altas horas de la madrugada del sábado. La conselleria de Medio Ambiente del Govern balear abrió una investigación y ahora resulta que no consta y no hay pruebas de que allí sucediera nada ilegal ni susceptible de sanción. Nuestro gozo en un pozo. Se nos olvida que Tagomago es un islote privado, no público. Lo mismo sucede con el islote de s’Espalmador en Formentera. Eso podría solucionarse comprando el terreno, si estuviera a la venta. S’Espalmador lo está, pero Tagomago no. Parece haber sido motivo de indignación general que alguien alquile el islote para celebrar allí una fiesta privada, pero no consta que nadie denunciase ante la Policía Local o la Guardia Civil ni ruidos, ni molestias, ni nada. Es cierto que Tagomago es un territorio que goza de una elevada protección medioambiental y que hay consenso para que esta se incremente, excepto por parte del conseller Vidal, que es quien debe hacerlo. Pero Tagomago no es público, sino privado. Y todos debiéramos respetar un poco más la propiedad privada. Aunque nos jorobe que hagan fiestas y que no nos inviten. Y si no hay pruebas de que se incumplió la legislación, pues hay que resignarse porque Tagomago, aunque no lo crean, tiene dueño y no somos nosotros.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

29 agosto 2017

LA REPÚBLICA DE CATALUNYEÇUELA

Como si se tratase de la novela de George Orwell, 1984, a partir del día 2 de octubre de este año, tras un referéndum de imposible legalidad y que unos dicen que no se hará y otros que sí se hará, nacerá la república de Catalunyeçuela, por obra y gracia de la CUP y con la inestimable colaboración de Junt pel Sí. Una república donde no habrá paro, enfermedades, corrupción ni atentados terroristas. Los cuatro ministerios de Orwell: Amor, Abundancia, Paz y Verdad, garantizarán la felicidad de todos los catalunyeçuelans, que ya no estarán bajo el yugo de la corona de España y, por supuesto, ya no venderán armas a Arabia Saudí porque sencillamente no tendrán Ejército ni industria armamentística.
Dado que como ha comprobado Nicolás Maduro, la división de poderes propugnada por Montesquieu, es un invento imperialista que subyuga a las clases populares, el presidente de la Generalitat será también el presidente de la República, con amplios poderes para nombrar a los jueces. Así matamos dos pájaros de un tiro, con perdón. Al bolivariano grito de “¡exprópiese!”, la Generalitat de Catalunyeçuela confiscará todos los bienes del Estado español, incluyendo los cuarteles del Ejército y bases militares, sin olvidar las casernas de la Guardia Civil. No habrá ninguna resistencia a ello porque de lo contrario, estas dependencias serán sitiadas con rosas y claveles y eventualmente, con la interpretación en bucle del “Cant dels Ocells”, lo cual hará que se rindan sin más consecuencias. Y todo ello, sin dejar de pertenecer a la Unión Europea, por supuesto, porque ellos lo dicen.
De lo que ya no cabe ni la más mínima duda es que el tradicional “seny” ha sido desterrado y que ni rastro de él queda por ninguna parte. Imaginar por un instante que van a poder hacer lo que pretenden sin que el Estado actúe para impedirlo, es un síntoma más que evidente de una alienación de la realidad, porque para que advenga Catalunyeçuela debe morir España. Y no parece que eso sea tan fácil como los independentistas pretenden.

(Publicado en mallorcadiario.com)

27 agosto 2017

SALIR CON UN PORTAZO

Salvador Aguilera deja sus cargos orgánicos en Podem Eivissa. Se marcha y lo hace dando un portazo, lo cual es poco elegante pero la elegancia no es precisamente el atribute que mejor le define. Al menos Aitor Morrás, cuando dimitió en enero, dijo que lo hacía para centrarse en su labor parlamentaria y evitó criticar públicamente a sus compañeros. Lo que ha hecho Aguilera más parece propio de un renegado, porque lanzar diatribas contra la formación política por la que uno ocupa un escaño en el Parlament, no es un ejemplo de lealtad. Creo que en el Consejo Ciudadano Insular de Podem Eivissa respiran aliviados. Hasta ahora creíamos que la deslealtad de Aguilera se limitaba a sus socios en el Parlament, esto es PSIB, Més per Menorca y Més per Mallorca. Durante los dos años que viene ocupando su escaño no ha parado de hostigar a los consellers del Govern a los que su formación da apoyo y con los que votan para sacar adelante los presupuestos de la Comunidad Autónoma, hasta el punto que no pocas veces alguno de ellos le ha preguntado a Aguilera si seguía perteneciendo a Podem. Ahora también vemos que guardaba munición para lanzar a sus propios compañeros de Podem-Guanyem que forman parte del equipo de gobierno del Consell Insular. El creerá que se trata de un ejercicio de transparencia, pero transmite una sensación de división interna en el partido muy preocupante.

Autobús al puerto
Es apropiado felicitar al Ajuntament d’Eivissa y al Consell d’Eivissa por la prolongación de la línea de autobús L-50 hasta el interior del puerto, cuyo acceso hasta el momento estaba restringido. Este microbús une los aparcamientos disuasorios de Es Gorg y Gesa con el centro de Vila y con el interior del puerto. Es una gran idea. Ahora solo falta que haya usuarios. Y es que queda mucho trabajo por hacer en materia de transporte público en la isla. En todo caso no debe caérsele los anillos a nadie por esta rectificación a la hora de permitir la entrada del transporte público colectivo al puerto de Vila. No pasa nada por probar cosas. Lo que ya no parece tan buena idea es gastarse 400.000 euros en un parque infantil en Can Misses. Se trata de una cantidad enorme de dinero. Dudo que haya en todo Balears un parque infantil que haya costado ese dineral, si exceptuamos el que se hizo en Palma durante el mandato de la alcaldesa Catalina Cirer (PP) y cuyas obras coordinó el famoso concejal Javier Rodrigo de Santos en el parque de Sa Riera.

Un concurso que apesta
Hay que decirlo así, porque aunque suene duro, el pliego de condiciones del concurso para gestionar el Centre de Cultura Can Jeroni, en Sant Josep de sa Talaia, durante dos años por 180.000 euros, parece hecho a medida. El detalle con que se especifica el equipamiento técnico que ha de poner a disposición del centro el adjudicatario es absurdo y mueve a la sospecha. Y cuando en un concurso público algo huele mal, suele ser lo que parece.
Yo recomendaría al alcalde Josep Marí Ribas ‘Agustinet’ que hiciese como con los lotes de playas: una subasta en el salón de plenos y tan felices. Que se lo lleve el mejor postor. Y es que es inexplicable por qué los micrófonos que se piden ahora deben ser de la marca tal y no pueden ser de la marca cual. Que alguien lo explique, más allá de echarle la culpa al funcionario de turno, por favor.

Camareras de piso
Terminaré mis borrones de este domingo mostrando mi apoyo a las sufridas camareras de piso de los hoteles de Ibiza, que se concentraron el viernes para exigir mejoras laborales. Afirmar que todas ellas sufren explotación laboral es un exceso. Como lo es afirmar que no hay ninguna irregularidad en su situación y que si tienen sobrecarga de trabajo, pues que hablen con sus jefes.

Me pregunto si la inspección de trabajo está haciendo todo lo que debiera por acabar con los abusos puntuales que puedan estarse cometiendo. El conseller de Treball, Iago Negueruela, debiera enviar a los inspectores a los hoteles donde sabe que las “Kellys” son obligadas a hacer un número de habitaciones que sobrepasa la capacidad humana. Y donde estas caen enfermas con más habitualidad. No creo que sea en todos ellos, como a menudo se dice malévolamente. Pero no se puede mirar hacia otro lado por parte de la Administración y a la vez, decir que se las apoya y se las acompaña en sus manifestaciones. Más acciones y menos postureo inútil.

Feliz domingo. 

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

26 agosto 2017

MOSSOS D'ESQUADRA A LA BALEAR

En un afán desmedido por alabar la profesionalidad de los Mossos d’Esquadra, Més per Mallorca y Més per Menorca han lanzado la propuesta de crear una policía autonómica a imagen y semejanza de la que existe en Catalunya. David Abril no dudó en calificar de “ejemplar” la actuación de los hombres y mujeres que dirige el mayor Josep Lluís Trapero, tras el atentado de Barcelona. Tiene mucha razón. La actuación tras el atentado es impecable. Pero la actuación antes del atentado ya ofrece bastantes más dudas. No creo que nadie pueda estar muy satisfecho de lo que sucedió en Alcanar, pero también es cierto que a toro pasado es fácil hacer valoraciones. En cierto modo es natural que tomaran la explosión fortuita por un laboratorio de droga, porque la experiencia de los Mossos en actuaciones antiterroristas es más bien escasa. Lo cierto es que por hache o por be, el atentado no se pudo o no se supo prevenir. Pero no es cuestión de echarse los fallos a la cara en público, porque más fallos cometieron Policía y Guardia Civil en los atentados del 11-M de 2004. ¿O es que nadie recuerda ya la trama asturiana que facilitó los explosivos y los detonadores provenientes de la mina Conchita, ante las narices de las Fuerzas de Seguridad?

La estructura policial en España es un auténtico desaguisado. La Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad data de 1986, un año después de la entrada de España en la Comunidad Europea. Nada de lo que ocurre en la actualidad en materia de seguridad pública, pudo pasársele por la cabeza a los legisladores que aprobaron aquella norma, comenzando por el tratado de Maastricht y la desaparición de las fronteras interiores de la Unión. Ahí es donde convendría dedicar esfuerzos: a la modernización de una legislación policial obsoleta y poco eficaz. Suerte que esto Més sí lo demanda, pero calificando el modelo actual de centralizado y poco coordinado, lo cual es contradictorio.

Donde la propuesta de Més hace aguas es al plantear la creación de un departamento de asuntos internos “bajo la jurisdicción de las administraciones públicas de las Islas”. Este delirio, sin precedentes en ningún país de nuestro entorno, demuestra el desconocimiento sideral de los ecosoberanistas en materia de seguridad pública. El Parlament es incapaz de poner en marcha una oficina anticorrupción y ¿pretenderán meter las narices dentro de la policía? No saben ni qué dicen. 

(Publicado en Última Hora)

25 agosto 2017

SATURADOS DE BASURAS

Tiene que acabar esta legislatura y que el conseller insular de Medio Ambiente, Miquel Vericad, nos explique cuántos de los grandes problemas que padece la isla en materia de su competencia, habrá solucionado. Por el momento, más bien pocos y de poca enjundia. Aunque excusas nunca le faltan, lo cual apunta grandes dotes para la política y no es descartable que continúe en ella, ahora que le ha cogido el gusto a echar balones fuera y responsabilizar a otros de su inacción o su incompetencia, que tanto da. Bueno, hemos de reconocer que ya no hay cabras en Es Vedrà devorando endemismos, pero él se hartó de decir que eso no era responsabilidad suya, así que ni eso podemos atribuirle. Y también es cierto que ahora ya hay un nuevo emisario que sustituye al vetusto de Talamanca, aunque vierta la misma porquería, pero ahora más allá de Botafoc. Aunque tampoco esto es de su competencia, así que nada.

La gestión de los residuos en Ibiza es catastrófica, tercermundista. Desde tiempo atrás, es cierto, pero él tampoco hace nada para corregirlo. Pronto veremos lo que nos cuesta andar como en la India en este campo, cuando veamos las sanciones de la Unión Europea, que no tardarán. Vericad está acertadísimo con los diagnósticos, como siempre, pero a la hora de establecer un tratamiento, ahí ya cojea más. Todo es de difícil solución, todo requiere informes y contrainformes. Hasta los encarga a empresas externas al Consell para ver qué hay que hacer con la planta de tratamiento de residuos. Y así el tiempo pasa y nada se hace. De momento pide reorganizar mejor la llegada de los camiones a la planta de transferencia provisional de Cas Dominguets y que los ciudadanos reciclen mejor, que lo hacen fatal. Un día pedirá que no reciclen y así todo al vertedero de Ca na Putxa hasta que rebose, que poco le falta. Y el que venga detrás, que arree.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)