17 junio 2009

Vuelve el fascismo a Europa

Puede sonar alarmista, pero no lo es. Es realista. A tenor de los resultados de las elecciones al Parlamento europeo, con la entrada en la eurocámara de partidos neonazi y fascistas, y el incremento sustancial de votos dirigidos a organizaciones de extrema derecha en muchos países de la Unión, la realidad no admite muchas interpretaciones subjetivas.

Además, tenemos el caso especialísimo de Italia, dirigida por un gobierno de derechas que lidera el incalificable Silvio Berlusconi y su partido Forza Italia. Ahora se les ha ocurrido recuperar las “rondas negras”, que son patrullas ciudadanas para vigilar las calles, con la particularidad de que sus integrantes van uniformados con vestimenta que recuerda claramente a los uniformes nazis y que forman parte de la ultraderechista Liga Norte de Humberto Bossi, coaligado con el partido de Berlusconi. Para un país que desde 1922 hasta 1939 vivió bajo el yugo de la dictadura fascista de Benito Mussolini, quien la metió en la 2ª Gran Guerra que naturalmente perdió, estas son veleidades que no creo puedan permitirse, pero que la mayoría de la sociedad italiana asume al parecer sin ningún problema. Como los presuntos casos de corrupción de su primer ministro, o los escándalos que a diario protagoniza Il Cavaliere. Vamos, todo en línea con la mejor tradición mafiosa.


Para acabar de cocinar el pastel, hemos podido observar a la ministra de Turismo, Michela Vittoria Bambrilla, del conservador partido Pueblo de la Libertad (PDL), junto a su padre, ambos en un acto de la policía militar del país, los Carabinieri, haciendo el saludo fascista tras cantar el himno de la república. Sólo ellos lo hicieron. Sumemos a eso la criminalización de la inmigración irregular a través de leyes penales, las agresiones a gitanos rumanos en muchas ciudades del país y la aprobación de una nueva ley de seguridad publica que legaliza las "rondas negras", ¿no constituye esto un potaje bien espeso que deja sobre la mesa la deriva neofascista por la que se desliza cada vez más rápidamente nuestra vecina Italia?

video

Yo que meditaba visitar Italia en cuanto tuviese oportunidad, como premio por el espontáneo gesto fascista de la ministra de Turismo y su padre, por la magnífica promoción turística que hacen, he decidido que por el momento no lo haré. Un país que apesta a fascismo no puede ser el mejor destino turístico para alguien como yo. Y lamento mucho decirlo, pero más lamento que sea así.


16 junio 2009

Marcha ciclonudista en Madrid


Madrid es una ciudad que me encanta. Por muchas razones, pero quizás la más poderosa de todas sea lo cosmopolita y rabiosamente heterogénea y tolerante que es. O a mí me lo parece.



El sábado día 13 de junio, un grupo de aproximadamente 300 personas se congregaron frente al Palacio Real y completamente desnudos y en bicicleta, protestaban para exigir más seguridad para los ciclistas y más carriles bici. Desde luego, la protesta ciclonudista fue una auténtica fiesta, con batucada incluida. Reconozco que estuve a punto de sumarme al grupo, pero el sol era de justicia y preferí quedarme como estaba, para que no cundiese el pánico entre la gente... Pero lo que más me llamó la atención, fue observar a unos operarios montando el escenario donde al día siguiente el Cardenal Rouco Varela iba a oficiar la misa conmemorativa del Corpus Christi. Pensar por un momento que en el mismo lugar donde el generalísimo Franco soltaba sus sermones desde el balcón del Palacio Real a la multitud agolpada en la Plaza de Oriente, donde los católicos de Madrid se reúnen a celebrar la eucaristía, un grupo de ciudadanos en pelotas estaba protestando contra los vehículos a motor y a favor de ciudades más abiertas al uso de las bicicletas, me pareció verdaderamente curioso. Y muy madrileño.

Había junto a mí unos turistas italianos que se hacían cruces y aseguraban que algo así no se podría ver en Italia, y menos aún en Roma...



No puedo por más que mostrar mi apoyo y solidaridad a los usuarios de las bicis que reclaman más seguridad y un espacio propio en las ciudades, para frenar el uso del automóvil y las consecuentes emisiones de CO2, principales causantes del efecto invernadero y del recalentamiento de la atmósfera. Por suerte, en Palma de Mallorca el consistorio y la alcaldesa socialista Aina Calvo al frente, ha emprendido una agresiva campaña de creación de carriles bici que ahora mantiene un montón de calles levantadas pero que facilitará mucho la vida a los usuarios de las bicis en nuestra ciudad.

15 junio 2009

Intervención en el 9º Congreso de SUP

Para complacer a quienes así me lo han pedido, aquí tenéis un pequeño fragmento de mi intervención en el 9º Congreso del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Toledo, ante el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y el Director General de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, además de cerca de 400 delegados del SUP y representantes de todos los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía, además de otras organizaciones sindicales.

video

Quiero agradecer publicamente que unos amigos quisieran estar conmigo en Toledo y acompañarme a la hora de recoger la insignia de oro. Son Jesús Santamarta y su mujer, Prado; María del Mar Camacho; Jesús Lorente y Suso Jiménez. Todos ellos vinieron de lejos y a su costa, para estar conmigo, lo cual me emocionó y se lo agradezco mucho.

10 junio 2009

Medalla de Oro del Sindicato Unificado de Policía (SUP)

Ayer, martes 9 de junio de 2009, fue un día muy especial para mí. Como ya os anuncié, ayer en el 9º Congreso del Sindicato Unificado de Policía (SUP) celebrado en Toledo, me fue impuesta la medalla de oro de sindicato. Os transcribo mi intervención, hecha en presencia del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y del Director General de la Policía y la Guardia Civil, Francisco José Velázquez. Fue interrumpida en varias ocasiones con aplausos y con vivas a la Guardia Civil y no creo exagerar si digo que fue la más ovacionada de todas las intervenciones que se produjeron durante el acto:


Muchísimas gracias, compañeros y compañeras, amigos y amigas, por honrarme con esta distinción, la Medalla de Oro del Sindicato Unificado de Policía. Os agradezco de todo corazón este reconocimiento que hoy me hacéis a mí, y a mi través a la Asociación Unificada de Guardias Civiles y a todos los que me ayudaron a conseguir los legítimos objetivos que nos habíamos propuesto mientras ejercí mis responsabilidades de Secretario General de AUGC.


Pero para ser justo, debo recogerlo y dedicárselo a quienes durante mi mandato como Secretario General desde el 30 de septiembre de 2006, hasta el 5 de abril de 2008, fueron mis leales colaboradores y sin quienes nada se hubiese conseguido y yo nada hubiese hecho. Y tendría que citar aquí a decenas de personas pero para abreviar citaré a quienes fueron miembros de mi Junta Directiva:
- Jesús Santamarta.
- José Julio González Sempere.
- María del Mar Camacho.
- Francisco Tebar.
- Juan Antonio Delgado
- José Antonio Agudo
- Alberto Moya, quien ahora ejerce las responsabilidades en la Secretaría General.

Todos ellos magníficos profesionales, luchadores incansables, valientes y tenaces, gente de palabra y de honestidad fuera de toda duda.

Yo hoy quiero, ya que estoy en un foro sindical, hacer una breve reflexión. Yo siempre he pensado, yo y quienes me acompañaban y quienes me sustituyen ahora en esta lucha, pensamos que los derechos no se regalan. Se consiguen a través de la firmeza en la lucha inteligente y constante. Previamente a la consecución de cada mejora laboral del tipo que sea, hay una buena lista de esfuerzo y sacrificios. Lo sabemos todos y esto es así. Y si no hay esfuerzo y no hay sacrificios, no puede haber avances. Y digo más, no los habrá.

No somos lacayos, somos funcionarios de la seguridad pública. Esto es, trabajadores con derechos. Personas con derechos a quienes durante muchísimo tiempo les fueron negados. No somos criados y por más que pertenecemos a cuerpos armados de estructura jerarquizada, no somos personas supeditadas a quienes están en puestos más altos de la jerarquía, ni estamos vencidos a sus caprichos, mucho más comunes de lo que sería deseable.

Aunque haya algunos seres de naturaleza humillada y predisposición servil, el común de nosotros sabemos lo que significa la palabra dignidad. Trabajadores, sí; funcionarios, sí; pero criados, no. Y ni el látigo del régimen disciplinario, ni las amenazas, han hecho ni podrán hacer jamás que perdamos la dignidad de trabajadores públicos, que no sirvientes sin más derecho que el libre albedrío de sus jefes.

En estos momentos de graves dificultades económicas para la inmensa mayoría de los españoles, donde se exige a los sindicatos que dejemos aparcadas nuestras justas reivindicaciones salariales, sin ofrecer nada a cambio, como podrían ser avances en los derechos sindicales o de representación colectiva, severamente restringidos también en el CNP en comparación con otros cuerpos de policía que ahora ya son integrales en su territorio, también se oyen voces más altas que nunca que critican al movimiento sindical, el cual es tachado de dócil y acomodaticio, y de alguna forma hasta plantean poco menos que la desaparición de las organizaciones sindicales.

Piden que estas se autofinancien, cosa que no piden a las organizaciones empresariales ni a los partidos políticos ni a la Iglesia siquiera. Que desaparezcan los liberados, que son una carga para el Estado. Arguyen que los sindicatos, han tomado excesiva fuerza y que, por tanto, son perjudiciales. Y yo digo: perjudiciales, ¿para quién? Me horroriza pensar qué sería de nosotros sin organizaciones fuertes, viendo lo que hacen y lo que en ocasiones planean hacer...

Afortunadamente, he conocido muchos y muy buenos sindicalistas. Algunos están hoy aquí. Y debo mencionar aquí y ahora a José Manuel Sánchez Fornet, vuestro Secretario General. Y muchos de estos, para serlo, debieron salirse del conformismo social y de la resignada sumisión a la autoridad. Ser valientes y ejercer de ello. Esto es importante, puesto que sin estos rasgos de rebeldía, inconformismo y arrojo, no puede haber sindicalismo que merezca tal nombre. Yo al menos no lo concibo.

Dejó escrito el dramaturgo Oscar Wilde, que "Dondequiera que haya un hombre que ejercite la autoridad, hay un hombre que se opone a ella".

Quienes luchamos sin descanso hasta conseguir derechos para todo el colectivo de guardias civiles y lo logramos, hemos pagado un alto precio por ello. Un precio por luchar por nuestros derechos.

Aunque reconforta profundamente que el más importante sindicato de policías de este país, el SUP, nos lo reconozca, se acuerde de nosotros y nos honre con esta distinción que agradezco nuevamente a todos y cada unos de vosotros.
Muchísimas gracias y mucha suerte en vuestra tarea.


El teletipo de la agencia de noticias Europa Press describe el acto así:


Rubalcaba escucha en el congreso del SUP que policías y guardias civiles son "funcionarios, no lacayos"

El ministro ofrece voluntad de acuerdo a los sindicatos policiales y recibe como respuesta un tímido aplauso de parte de los congregados

TOLEDO, 9 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, asistió hoy al noveno congreso del Sindicato Unificado de Policía (SUP) y allí pulsó los ánimos de los afiliados de una de las cuatro organizaciones del Cuerpo que le tienen declarado un conflicto colectivo y ya le han organizado dos manifestaciones masivas. Durante el acto, Rubalcaba ofreció voluntad de acuerdo, pero los aplausos más encendidos, hechos en pie, fueron para el ex secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) Joan Miquel Perpinya cuando dijo, en presencia del ministro, que policías y guardias son "funcionarios públicos, no lacayos".

Perpinya recibió la insignia de oro del SUP y en su discurso habló de "derechos sindicales" en la Policía y de asociación en la Guardia Civil, "severamente restringidos" en la actualidad. "Quienes luchamos sin descanso hasta conseguir derechos para todo el colectivo de guardias civiles y lo logramos, hemos pagado un alto precio por ello", dijo Perpinyá, varias veces sancionado, la más grave de ellas por dirigir AUGC cuando ésta convocó y reunió a 3.000 guardias civiles de uniforme en Madrid para exigir la aprobación de las leyes de reforma en el Cuerpo que había prometido el PSOE en la pasada legislatura.

Por su parte, el ministro del Interior comenzó su discurso admitiendo que dadas las relaciones actuales entre su Departamento y los sindicatos policiales su visita no era "protocolaria". En este sentido, lanzó que a pesar del marco económico "restrictitivo", Interior y sindicatos pueden "acordar voluntades políticas" sobre mejoras en la situación laboral y retributiva de los agentes.

Así, Rubalcaba destacó el proyecto para reformar la actual Ley de Régimen Disciplinario que proporcione "mayores garantías jurídicas" a los policías en el desarrollo de su trabajo, medidas que permitan la conciliación familiar y la revisión de la carrera profesional --a pesar de que éste se trata de un asunto que "no es fácil", según reconoció el ministro--. Rubalcaba finalizó expresando su confianza en que llegará el acuerdo. "Son muchas más las cosas que nos unen que las que nos separan", dijo, en referencia a la concepción de la seguridad pública y la defensa de la ciudadanía que mantiene el SUP.

La intervención de Rubalcaba fue recibida con aplausos por menos de la mitad del auditorio, compuesto casi en su totalidad por los representantes en toda España del SUP, el sindicato con más afiliados en el Cuerpo Nacional de Policía.

UN POLICÍA DE 97 AÑOS.

Durante la jornada de hoy, el SUP entregó condecoraciones a los piragüístas Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial, oro olímpico en Pekín y afiliados al sindicato, al portavoz de Interior del PP en el Congreso, Ignacio Cosidó, a la consejera castellano-manchega de Administración Pública y Justicia, Magdalena Valero, y a Severiano Arnaiz, un policía de 97 años, comisario honorario, afiliado al SUP y que sufrió cárcel y exilio por mantenerse fiel a la legalidad republicana durante el golpe militar que desencadenó la Guerra Civil en 1936.

Severiano Arnaiz vivió el fusilamiento de todos sus compañeros de brigada y sólo la lucha que mantuvo su esposa, ya fallecida, para que las autoridades militares le conmutaran la pena, logró que salvase la vida. Aún así, permaneció ocho años en la cárcel, en 1960 decidió emigrar a Francia para malvivir junto a su familia en una estrecha habitación de París, y en 2000 regresó a España.

Ya en su país, se afilió al SUP y hoy, completamente lúcido y orgulloso, recibió el homenaje de sus compañeros y del ministro del Interior, quien durante su intervención leyó el documento del Régimen franquista en el que se decía que la "generosidad del Caudillo" eliminaba la condena a muerte para el policía y le otorgaba la posibilidad de "rectificación". Arnaiz, como explicó Rubalcaba, no rectificó y siguió fiel a sus ideales democráticos y de defensa de la legalidad vigente, lo que le agradeció el ministro en nombre de todos los españoles.

El acto de homenaje sólo tuvo un inconveniente para Severiano: no pudo tomar la palabra para agradeder a su esposa, Teófila Abejón Meneses, ya fallecida, que le salvara la vida y le diera tanto apoyo durante los malos momentos vividos.

02 junio 2009

Jardín Botánico de Sóller





Hoy Jose y yo hemos visitado el Jardín Botánico de Sóller y el Museo Balear de Ciencias Naturales. Este es otro lugar en el que jamás habíamos estado, desde que en 1992 abriera sus puertas. Por eso hemos decidido ir ahora, antes de que haga más calor. Y aún así hemos pasado bastante, aunque ha merecido la pena. Creo que las imágenes hablan por sí sólas. Tres horas paseando entre todo tipo de especies de la flora de las Baleares y también de otras islas del mediterráneo y de Canarias, incluidas especies endémicas y en peligro de extinción.