22 octubre 2017

LA GRÚA SE LLEVA TU COCHE

Pruebe usted, amigo lector, a dejar su coche mal aparcado en un vado. Cuando vaya a recogerlo, seguramente no lo encuentre porque la grúa se lo habrá llevado. Es lo que pasa cuando uno aparca en un lugar prohibido. Algunos pretenden poder aparcar donde les dé la gana y cuando se les antoje, a pesar de las señales de prohibido aparcar y las líneas amarillas, pero para ello deben cambiar las normas antes, porque el dueño del vado también tiene derechos. Él tiene la Ley de su lado. Ahora resulta que si la grúa retira un coche deliberadamente mal aparcado y a pesar de que se advirtió en varias ocasiones a su conductor de que lo retirara, se acaba con la democracia. Es sencillamente brutal.

En efecto, la aplicación del artículo 155 es dura, como cabía esperar, porque tiene razón Mariano Rajoy cuando afirma que “he tenido mucha paciencia”. Mucha. Pero la broma ha llegado muy lejos. La única respuesta posible ante quien exhibe un supuesto “mandato democrático” fraudulento e ilegal para situarse por encima de la Ley -y además, incumple las leyes que aprobó el propio Parlament de Catalunya-, es recobrar la legalidad de la Constitución y el Estatut d’Autonomia, ilegalmente derogados por los diputados de Junts pel Sí (PdCAT y ERC) y la CUP. Las medidas son duras, pero proporcionales a la barbaridad perpetrada por el Parlament y el Govern de la Generalitat de Catalunya. Joan Coscubiela les advirtió de lo que se les vendría encima y miren cómo lo pusieron en las redes sociales.

Se dice que estamos ante un golpe de Estado protagonizado por Mariano Rajoy. Lo dicen quienes aplaudieron el autogolpe al autogobierno de Catalunya que infligieron Carme Forcadell, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y el bloque independentista en su conjunto los días 6 y 7 de septiembre, al derogar el Estatut d’Autonomia, la Constitución, suspender la actividad del Parlament de forma indefinida y proclamarse al margen de todo control legal superior a ellos mismos, incluidos jueces y tribunales. ¿Recuerdan que Puigdemont dijo que a él no lo iba a cesar nadie? Ahora nos vendrán con que es el fin de las libertades públicas, que hay presos políticos, violencia indiscriminada del Estado, fuerzas de ocupación y represión sin límites. Se trata de retroalimentar a su grey. La comunidad internacional les ha dado la espalda porque por más que quieran dibujar al Estado español como un régimen dictatorial heredero del franquismo, esa burrada no cuela en Europa. Sólo ellos se la creen.

Consecuencias del 155

Veremos las consecuencias políticas que podrá acarrear la aplicación del artículo 155 y las severísimas medidas propuestas por el Gobierno de Rajoy, con el apoyo del PP, PSOE y Ciudadanos. Los reproches que los partidos de izquierdas están lanzando contra el PSOE, llevan aparejados la amenaza velada de romper los pactos que ahora mismo mantiene el PSIB en la mayoría de instituciones de Balears (Govern, Consells Insulars y Ajuntaments).


El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Eivissa, Joan Ribas (Guanyem Eivissa), afirma que “es patético que un partido que se dice de izquierdas y levanta el puño en los congresos, prefiera la fuerza antes que el diálogo”. Si en el próximo pleno de Vila, Ribas es capaz de mirar más allá de sus propias gafas, verá que inmediatamente a su izquierda se sienta el alcalde de la ciudad y secretario general del PSOE de Ibiza, Rafa Ruiz, que no merece invectivas como esa. Tampoco su partido. Es posible que Ribas en su infinita soberbia (es irónico oírle hablar de diálogo cuando a él las reclamaciones de los vecinos de s’Eixample Nou y Sa Colomina le entran por un oído y por el otro le salen) se crea que su visión del mundo y de la política es la única posible. Debe ser que lo han elevado demasiado alto para los votos que obtuvo y el mal de altura le está afectando. ¿Qué se apuestan a que pese a sus críticas al PSOE y a que son sus socios de gobierno, no dimite?

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

21 octubre 2017

HELP CATALONIA

Es inexplicable la pasividad de la comunidad internacional ante la cruel masacre que se perpetra contra el pueblo de Catalunya, de la que ya hay que acusarles de complicidad con el Estado español. No se entiende que la ONU no haya dispuesto el inmediato envío de un contingente de cascos azules para parar lo que, a decir de los productores del patético vídeo ‘Help Catalonia.Save Europe’, es el mayor atropello a los derechos humanos que se vive en Europa desde la guerra de Bosnia. Estamos ante un genocidio en toda regla, un crimen de lesa humanidad. Lo extraño es que no se ven por ningún lado las columnas de refugiados huyendo con lo puesto para salvar sus vidas. Bueno, sí vemos cómo huyen las empresas, pero eso no cuenta.

El vicepresidente del Govern, Biel Barceló, reitera que está en contra de la aplicación del artículo 155. Debió explicarse mejor: su partido, Més per Mallorca (también Més per Menorca y Podemos), están en contra de la aplicación de la Constitución en su conjunto. Ellos dan por bueno el “mandato democrático” surgido de un referéndum ilegal, sin garantías democráticas, cuyos resultados han hecho públicos los mismos que lo convocaron y que hicieron el escrutinio, los mismos que mantienen al Parlament de Catalunya sin ninguna actividad ordinaria desde el día 7 del mes pasado. Eso sí que es suspender la autonomía. Sin dejar de lado que han derogado ilegalmente el Estatut d’Autonomia, sin respetar los cauces legales, violentando al Parlament a las bravas, y lo peor de todo, sin tener los diputados necesarios para hacerlo legalmente. Més debe estar a favor de lo que han hecho Junts pel Sí y la CUP, porque no lo han criticado.


Algunos denuncian la existencia de presos políticos tras el encarcelamiento de “los Jordis”, lo que demuestra que no tienen ni idea de lo que es el Estado de Derecho. Pero en 2013 el  Parlament de Catalunya y el Govern de la Generalitat pidieron 3 años de cárcel para una veintena de manifestantes que cercaron la cámara autonómica el 15 de julio de 2011, impidiendo salir a los diputados. Entonces pedían cárcel para los pacíficos manifestantes, pero ahora no creen que Jordi Cuixart y Jordi Sánchez merezcan ningún tipo de sanción. No cabía esperar otra cosa de un movimiento que está resuelto a cometer todos los delitos que hagan falta para proclamar la independencia. Y si el Estado se defiende, se clama contra la represión. Help.

(Publicado en Última Hora)

20 octubre 2017

EL FASCISMO SE ABRE PASO EN CATALUNYA

Dice Puigdemont que “el pueblo de Catalunya, el día 1 de octubre, decidió la independencia en un referéndum con el aval de un elevado porcentaje de los electores. Un porcentaje superior al que ha permitido al Reino Unido iniciar el proceso del Bréxit y con un número de catalanes mayor del que votó el Estatut d’Autonomia de Catalunya”. Omite que el referéndum fue ilegal por anticonstitucional y por antiestatutario, pues sus promotores no tienen una mayoría reforzada en el Parlament para convocarlo legalmente. Además, ¿de dónde se saca los resultados y el porcentaje de electores? ¿Qué organismo independiente ha validado los resultados? Nadie. Ha sido la propia Generalitat en pucherazo infame que ningún demócrata puede aceptar. Ni siquiera los observadores internacionales que invitó la propia Generalitat han admitido que los resultados sean válidos. En el  Parlament de Catalunya solo Junts pel Sí (PdCAT y ERC) y la CUP los dan por correctos, justo quienes aprobaron de forma ilegal llevarlo a cabo, con la ausencia de casi la mitad del Parlament, y quienes han hecho el escrutinio. Pero les da absolutamente igual porque su objetivo es proclamar la independencia, sea como sea. Pero no pueden ampararse en el “pueblo de Catalunya”, porque eso es falso.


Puigdemont admite que ese referéndum ilegal les ampara para derogar el Estatut, pero sin cumplir con lo que en él se establece. Pretender armar un nuevo Estado en forma de república, que nace de la ilegalidad flagrante y del fraude democrático que constituye un pucherazo como este, es un despropósito colosal que solo los más fanáticos pueden abrazar. ¿Y así pretende sostener una negociación el president de la Generalitat con el Gobierno de España? Lo que pretende el bloque independentista es alumbrar un estado totalitario y fascista. 

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

17 octubre 2017

CASI MÁS CARO EL TAXI QUE EL BARCO

Hace unos días tomé un barco desde Ibiza hasta Palma. Baleária cubre esta ruta con un catamarán que tarda únicamente dos horas, cosa que se agradece. Sale de Ibiza a las 20 horas y a las 22 está ya en Palma. Impresionante, siempre que no coincida con la salida de un crucero, cosa que puede tener al catamarán en la bocana esperando 45 minutos a que embarcase el práctico, cosa que me sucedió. Lo mejor de todo es el precio: 16 euros. Pero llega uno a Palma y se ve en la necesidad de tomar un taxi -de esos que se llaman a sí mismos legales, aunque yo los considero auténticos piratas-, rompiendo con mi norma y costumbre de solo viajar en taxis de Uber o Cabify. Pero como en Palma no los hay y no podemos elegir, pues nada, a someterse a la dictadura gremial monopolística correspondiente. Allí que me encamino a mi aventura, que deviene siempre un cúmulo de imprevistos y sorpresas como si uno se montara en un tuc-tuc en la India, a ver cómo llegamos y a qué precio.

El trayecto fue rápido y sencillo, hasta para un taxista. Línea recta. Desde la estación marítima nº 2 del muelle de Pelaires de Palma hasta la puerta de la Lonja de Pescadores. Bajada de bandera: 4 euros. Recorrido del taxímetro: 2,55 euros. Total: 6,55 euros. Pero ahora viene el atraco: por tomar el taxi en la parada del muelle de Pelaires te cobran ¡2,90 euros! Y por llevar una pequeña maleta, por la que ni en un avión ni en el barco te cobran, ellos te sacan 0,65 euros más. Total, que por menos de 5 minutos de trabajo, el taxista me sacó 10,10 euros. A poco que te descuides, te sale más caro el taxi que el barco o el avión interislas. Así son ellos. Si es que no sé cómo se me pasa por la cabeza montarme en un taxi. ¡Qué tonto soy!


Llegados a este punto, convendría que el nuevo REB que se negocia con Madrid incluya o bien la implantación de Uber y Cabify en Balears, o bien un descuento para residentes en el servicio de taxi “legal”, porque ya me dirán ustedes si esto no es es negoci de Madò Coloma… que casi te sale más caro el taxi que el avión o el barco. Y ¿por qué? ¿Qué razón hay para cobrar una maleta a 0,65 euros que no te cobran ni los de Ryanair? ¿Qué justifica un sobreprecio de 2,90 euros por recoger viajeros que vienen de Ibiza en el muelle de Pelaires? Yo se lo diré: sacarnos hasta la última gota de sangre cual sanguijuelas. ¡Qué plaga!

(Publicado en mallorcadiario.com)

15 octubre 2017

¿DÓNDE VAN LAS MOSCAS?

No es cuestión de hacer leña del árbol caído ni de escarnecer a nadie por una racha de mala suerte, de la que nadie puede estar a salvo si el destino nos aboca a la desgracia. Pero ¡caray!, ya es mala suerte que las moscas se ceben en los quirófanos de los hospitales pitiusos. Este año ya han obligado a cerrar durante algunas horas los quirófanos del Hospital de Can Misses en enero y ahora en el Hospital de Formentera. Nada de esto ha sucedido en el Mateu Orfila de Menorca, ni en los mallorquines hospitales de Son Espases, Son Llatzer, Manacor o Inca. ¿Será casualidad? Seguramente. Pero ya es mala suerte, ¿no? Porque un caso, vale, pero dos ya indican tendencia. Y no es plan de dar respuesta a la pregunta con que titulo hoy estos borrones, pero ya se sabe que quien piensa mal, acierta.

Promesas electorales

Se hace preciso denunciar los incumplimientos de los compromisos electorales de los distintos partidos políticos, lamentablemente tan frecuentes, y que constituyen toda una estafa a la ciudadanía asimilable, en mi opinión, a la corrupción política. Es el caso de la negativa de Guanyem Eivissa, partido que integra el equipo de gobierno municipal de Vila, de consultar a los vecinos sobre el nuevo albergue que se construirá en el antiguo retén de la Policía Local de la calle Vicent Serra i Orvay. Prometieron que nada de importancia se haría sin el apoyo ciudadano,  pero ahora incumplen con la palabra dada. Así, no es extraño que la Asociación de Vecinos del Eixample Nou se muestre dispuesta a acudir a los tribunales para intentar paralizar la imposición del equipo de gobierno y su negativa, no debidamente explicada ni justificada, de construir el albergue en Es Gorg, que cualquiera diría que está en el Himalaya, cuando el Centro de Salud de la Ciudad está más lejos y todos los vecinos que tienen que ir, van.

Hipocresía política

Pero también es conveniente denunciar aquellos casos de hipocresía política en los cuales los partidos sostenían una determinada postura cuando estaban ejerciendo la oposición y una vez que llegan al gobierno, defienden la contraria. Es el caso del Consell d’Eivissa, que ahora medita la privatización del servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), algo que criticaron duramente cuando se insinuó tal posibilidad desde el gobierno insular en manos del PP durante la legislatura pasada. Hay que ver. Yo me pregunto: ¿qué hace un organismo público supramunicipal con características de ente local gestionando un servicio de ITV, que podría llevar a cabo cualquier empresa privada sin ningún problema? Es cierto que posiblemente supondría un aumento de las tarifas, pero ¿acaso es aceptable que la lista de espera supere los 5 meses? En absoluto lo es y si para mejorar el servicio debe adjudicarse a una empresa, pues bien hecho. El tema de la ITV, tanto en Ibiza como en Formentera, donde la baja médica del mecánico que allí trabaja obligó a paralizar el servicio, es de esos que debiera hacer caer la cara de vergüenza a nuestros políticos. Ya es buena hora de poner solución a un problema que, a decir del tiempo que se padece, pareciera más difícil que evitar que las moscas entren en los quirófanos de la sanidad pública pitiusa. ¿No es de chiste?


Feliz domingo.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

14 octubre 2017

NO ERA UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL

En su día la prensa publicó a todo trapo las sospechas de los investigadores que colocadas en las portadas devenían auténticas cargas de profundidad que causaron daños irreparables, tanto en la extinta formación política como en muchos de sus dirigentes y cargos públicos. Incluso en sus militantes. Pero una vez que la Fiscalía, ante la falta de pruebas con que corroborar sus sospechas iniciales, solicita el archivo de la causa, la noticia queda relegada a un breve, muy alejado de las impactantes portadas con la foto de los investigados, condenados ya de por vida. Unió Mallorquina no era una organización criminal. Nunca hubo pruebas con las cuales sostener tan grave acusación. Pese a ello, se dijo falsamente que se trataba de “una organización criminal para cometer delitos a costa del erario público de forma estable, coordinada y concertada de antemano”.

En su momento las incriminaciones del contable del partido, Álvaro Llompart (elevado falsamente por algunos a la categoría de “testigo protegido”, cuando ni era testigo, ni podía estar protegido ya que nada le amenazaba), relatando delitos a los fiscales anticorrupción que él no había vivido y narradas de referencia, parecieron solventes. A la hora de la verdad han resultado huérfanas de credibilidad para armar con ellas un escrito de acusación mínimamente consistente. Seguramente lo dijo para salir lo mejor parado de los delitos que él sí había cometido. Y para ello, nada mejor que acusar a otros. Nadie recordará que no hubo pruebas de que UM fuese una banda criminal y de la inocencia de los señalados por Llompart, sino las imágenes de la Policía registrando su sede de la calle Sindicat de Palma y de su posterior disolución.


Se comprueba que la existencia de una organización criminal acaba probada en muy contadas ocasiones, como el ‘caso Scala’ (el de la célebre caja de Cola Cao), donde todos los condenados ya gozan de la libertad, excepto el exconseller Josep Joan Cardona, el único que negó los hechos y al que todos los ya liberados señalaron. Él sigue encarcelado en Ibiza, donde ya lleva más de 4 años y fue condenado a 16. Siempre trascienden las sospechas de los investigadores pero a la hora de la verdad casi nunca hay pruebas de la supuesta existencia de una banda para delinquir. Se diría que las meras sospechas son más lesivas que las pruebas fehacientes. Desde luego, son más destructivas. Y gratuitas.

(Publicado en Última Hora)

08 octubre 2017

IBIZA NO ES CATALUNYA

Ante la bisoñez de algunos políticos que a menudo olvidan que son autoridades, en tanto que ostentan un cargo público, se hace preciso, en estos tiempos convulsos de máxima tensión a cuenta del proceso independentista de Catalunya, pedir un poco de sosiego y mesura en las declaraciones que se hagan. Al fin y al cabo, Ibiza no es Catalunya. Es fácil llevarse por las emociones, sobre todo en las redes sociales, pero no es cuestión de ir añadiendo cada cual más leña al fuego y encendiendo los ánimos insultando o descalificando a quien piensa distinto.
A la vista de un tuit del concejal de Vila, Juan José Hinojo, donde calificaba de "fachas" a los ciudadanos que se manifestaron en el paseo Vara de Rey el pasado domingo, hay que reclamar contención y prudencia. Calificar de "fachas" a quienes defienden la unidad de España y el ordenamiento constitucional y estatutario en Catalunya, está fuera de lugar y el joven edil debiera pedir disculpas por su salida de tono. A no ser que esté convencido de que todo aquel que no apoya la independencia de Catalunya (ya no digo que no sea de derechas) es un facha, cosa que se puede descartar.
A fin de cuentas, el Gobierno (y el Tribunal Constitucional) se opusieron a la celebración del referéndum del 1-O por una cuestión en absoluto baladí, ya que la Carta Magna establece que la soberanía nacional reside en el pueblo español en su conjunto y no en una parte. Pero Hinojo -y también el teniente de alcalde de Vila, Joan Ribas, otro que no pierde comba con el tema catalán- integran un equipo de gobierno municipal que se opone a una consulta ciudadana reivindicada por numerosos vecinos y entidades sociales, sin ninguna razón de peso excepto que en el caso de celebrarse, posiblemente sus planes de construir un albergue en Sa Colomina sufrirían un serio revolcón. Y eso que Guanyem Vila, el partido de ambos concejales, llevaba en su programa electoral el compromiso de consultar a la ciudadanía todas las decisiones delicadas. Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Están a favor del derecho a decidir de la ciudadanía o no lo están? La incoherencia de Hinojo y Ribas es palmaria. Y para no dejarlos solos, el conseller insular Miguel Vericad, conmilitón de los anteriores, tuitea tras la imputación del jefe de los Mossos d’Esquadra por un delito de sedición, que "no le pueden ni ver tras la brillante operación antiterrorista en Las Ramblas". Con 16 muertos. Él sí que es brillante. ¡Brillantísimo!, yo diría.
Joan Ribas proclama en Twitter que nació en una dictadura surgida de un golpe de estado y desea morir en una República nacida de la voluntad del pueblo. Esperemos que no acabe muriendo en una República nacida de un golpe de estado, que es lo que sucede en Catalunya. Y por cierto, seguro que en La Caixa están temblando por el temor a que ejecute su amenaza y acabe retirando sus ahorros de la entidad, si se les ocurre sacar su sede social de Catalunya. Seguro que acaban en bancarrota. ¡Por Dios!
Los independentistas, contando según ellos con una mayoría social aplastante, han optado por derogar de facto el Estatut d’Autonomia sin tener los votos necesarios para hacerlo, al aprobar la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica. Esta aberración legal, política y democrática, admitida ya públicamente por Carles Puigdemont y el conseller de empresa, Santi Vila, es aplaudida por algunos políticos en Balears y las Pitiusas, lo que debe alertarnos de que ellos algún día estén tentados en seguir el nefasto ejemplo catalán y pretendan violentar el Estatut d’Autonomia de Balears aprobando una ley que vaya en su contra, ignorando las advertencias de los letrados del Parlament y con media cámara autonómica vacía. ¿Esto es lo que defienden los señores y señoras de Podem, Més, Gent per Formentera y Guanyem Eivissa? Y encima tener que oír lecciones de democracia de partidos que aplauden la Diana Nacional de Catalunya y sin embargo, detestan una jura de bandera para civiles en Santa Eulària. Alergia a lo español. Por suerte la sociedad ibicenca es plural, aunque a algunos les moleste.
(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

01 octubre 2017

VALDÉS ES JUEZ Y PARTE

Veamos hasta qué punto hay políticos que forman parte de la “nueva política”, que se creen por encima del bien y del mal, que levitan por encima del resto de mortales y que siendo cargos públicos, se invisten como juez y parte de los escándalos que les afectan a ellos mismos.  Pablo Valdés, teniente de alcalde de Sant Antoni de Portmany, se pronunció este jueves en el pleno municipal sobre el misterioso asunto de las dos denuncias de tráfico que le impuso la Policía Local el 31 de marzo y que nunca fueron grabadas en la base de datos correspondiente. Sólo las pagó cuando este periódico informó de ello, cinco meses después de la fecha de la infracción.

El portavoz de Reinicia afirmó que no hay nadie más interesado que él en llegar al fondo de esta cuestión. No es cierto, porque desde el día 3 de septiembre ha tenido oportunidad de explicarse y deliberadamente no lo ha hecho. Para justificar este silencio altamente incriminatorio, dijo que “hay acusaciones que por su poca entidad no merecen réplica”. Valdés es quien decide las acusaciones que tienen y las que no tienen entidad, y por tanto él determina lo que merece la pena ser explicado o lo que no. ¿Dónde quedan aquí la transparencia y la disposición a rendir cuentas? Imaginemos que tan peculiar principio se lo aplica cada gobernante a sí mismo. ¿Se imaginan el panorama?

La soberbia que demuestra el joven concejal es un rasgo definitorio que difícilmente se encuentra en otros políticos de Balears. Estamos ante un episodio más que le desacredita como político y como concejal. Pero dado el misterio que envuelve el caso, debemos sugerir al alcalde Pep Tur, que lo ponga en manos de los agentes Malder y Scully. Solo ellos podrán resolver este inexplicable Expediente X.

El rollo patatero que alega Valdés sobre que esperaba la notificación de la Guardia Civil insulta a la inteligencia y no hay quién se lo trague. Habiendo confirmado Aída Alcaraz que las multas impuestas el mismo día y los días precedentes y siguientes estaban grabadas con un escueto “Sí” que oculta más de lo que revela, -y revela mucho-, la pregunta que todo el mundo ha de hacerse es: quid prodest? Y en efecto, que no se grabasen las multas de Valdés no beneficia a nadie más que a él. No tanto los 400 euros, ¡por Dios!, pero sí los 6 puntos del carné que de no seguirse el trámite normal y de no haber transcendido el asunto, Valdés se hubiera ahorrado. La pregunta que debe responder el teniente de alcalde es: ¿cuántos puntos del permiso de conducir tenía el día 30 de marzo, un día antes de ser pillado conduciendo sin cinturón y hablando por el móvil? Conocer este dato podría despejar algunas sospechas, aunque no todas.


Desde el equipo de gobierno de Sant Antoni se vuelve a difamar a la Policía Local, insinuando que el responsable de distraer las multas es un funcionario del Cuerpo. Esperemos que la Justicia descubra la verdad, porque no la conoceremos de mano de los políticos del pacto entre PSOE-Reinicia-ElPi. Lamentablemente.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)

30 septiembre 2017

EN MANOS DE IRRESPONSABLES

La irresponsabilidad de los dos bandos en conflicto, liderados por el Govern de la Generalitat de Catalunya por un lado y el Gobierno de España por el otro, es antológica y de consecuencias impredecibles. A estas alturas nadie es capaz de rectificar y les importa un pimiento si el domingo o la semana siguiente hay violencia en las calles, algo que muy posiblemente sucederá porque la tensión es máxima y las consecuencias, incontrolables. Yo mismo he sido acusado por un independentista a quien hasta ahora respetaba, de ser un “topo de la Guardia Civil”, por un artículo que publiqué en estas páginas el día 9 de este mes, titulado “La fuerza del Estado”, donde pronosticaba lo que ha pasado.

Los dos bandos creen tener razón y solo se miran el propio ombligo, sin atender a razones. Unos amparándose en el derecho a decidir y en la democracia, olvidando que sin respeto a la Ley no hay democracia. Otros con la legalidad como único argumento, omitiendo que cuando un elevado número de ciudadanos presiona por cambiar la legalidad, no hay fuerza policial ni jueces que pueda frenarlos en una democracia. Tanto independentistas como unionistas sostienen que es el otro bando quien ejerce la violencia (o que la desea). Cada uno ve lo que quiere ver. Unos solo ven a sus políticos y cargos públicos amenazados por la Fiscalía; otros solo ven coches oficiales de la Guardia Civil destrozados y cubiertos de pegatinas. Unos se ven  perseguidos por imprimir papeletas; otros coaccionados por la Generalitat y señalados por no prestar locales municipales a un referéndum ilegal. Unos no ven ni quieren ver los ladrillazos a las sedes del PSC, ni la utilización de niños en horario escolar para elaborar propaganda; los otros creen factible precintar 600 puntos de votación o procesar a 700 alcaldes. Y luego están los que atizan el fuego para sacar rédito político de la situación. Estos son los peores, los más irresponsables y Balears está plagado de ellos.


Llegados a este punto de locura colectiva donde unos defienden la legitimidad del referéndum y otros la legalidad constitucional y estatutaria, ha llegado el punto de decir que para abrirse la cabeza, conmigo que no cuenten. Estoy a favor de un referéndum, pero no así. Uno sin trampas ni manipulaciones. Uno sin coacciones ni amenazas, sin enfrentamientos y sin odio. Porque de este nada bueno puede salir y menos el nacimiento de un nuevo Estado. 

(Publicado en Última Hora)

29 septiembre 2017

RUIDO EN EL MAPA

Se agradece el ejercicio de transparencia que ha hecho el Ayuntamiento de Eivissa al elaborar el mapa de ruido de la ciudad, para que todos podamos comprobar científicamente y con mediciones rigurosas que vivimos en una ciudad ruidosa a la par que sucia, con calles asquerosas, llenas de suciedad y colillas, y con aceras que solo conocen el agua cuando llueve. Vila ha situado el ruido en el mapa y eso es ya un avance. Para celebrar los resultados obtenidos, donde uno de cada cuatro ciudadanos de Eivissa vive afectado por la contaminación acústica por encima de lo tolerable, este miércoles los vileros fuimos obsequiados con un concierto de música electrónica en el puerto. Por si no teníamos suficiente con lo de cada día. No criticaré al artista, porque soy muy fan, y agradezco que pinchara a toda pastilla porque desde mi terraza pude disfrutar del concierto sin tener salir de casa (y eso que no vivo cerca), pero seguro que a mucha gente le habrá parecido insufrible. No hay discotecas en Ibiza para que tengan que poner el chumba-chumba en la calle de una ciudad ya de por sí ruidosa. La culpa es de los vehículos, se nos dice desde el consistorio, pero igual si ponían a la policía local a hacer controles para medir el nivel de ruido de algunos tubos de escape, e imponer sanciones a los ciclomotores que hacen más estruendo que un camión, solucionaríamos algo. Y tampoco estaría mal alguna denuncia de vez en cuando por usar el claxon sin motivo, que creo que es algo que está prohibido aunque Vila parezca Delhi muy a menudo. Yo incluso los oigo a altas horas de la noche. Los bocinazos de los barcos sin ninguna razón objetiva más que por el capricho de sus patrones, y los camiones de Valoriza haciendo escándalo a horas intempestivas, son aspectos que convendría mejorar. Ahora ya tenemos diagnóstico. Veremos qué tratamiento aplican.

(Publicado en Periódico de Ibiza y Formentera)